¡Queremos que vuelva Moni!

Esther Puisac

Yo, la verdad, es que la conocía desde no hace mucho, desde que los asuntos de ganarse el pan me han acercado a la zona de Villa Isabel. Hace casi un año, fue cuando supe que había hecho su hogar en el entorno de Vicente Campo, Almogávares y Fidel Seral. Y supe que se llamaba ?Moni? cuando unos funcionarios municipales recibieron la orden de trasladar a la ciudadana ?Moni?, pava real para más señas, al interior del parque Miguel Servet.

Aseguran que el parque debe ser su casa, para así no molestar por las aceras, pero todo el mundo sabe que ella se ha ido a vivir a la zona del matadero, paradójicamente, porque va a estar más segura. Si un gamberro, de los que ya antes ha intentado matarla, intenta refugiarse en unos matorrales y en la oscuridad, entre Almogávares y Martínez de Velasco no podrá hacerlo sin que el resto de vecinos oigan sus gritos.

Bien es cierto que en estos días, Moni pudo ser un breve obstáculo para los habitantes de esta zona, ya que debido al frío, en lugar de moverse de un sitio para otro, se refugiaba en un rincón, se sentaba e hinchaba sus plumas para darse calor. Algo que pudo molestar, sobre todo, a los que salían del tibio garaje en cuya puerta intentaba calentarse.

De todos modos, y sin generalizar (porque hay gente ?pa? tó?), ya he escuchado voces que, además de la mía, quieren que Moni vuelva. Aquí la gente le saluda, le sonríe, le baja comida, los niños incluso hablan con ella. Propongo, desde estas líneas, constituir una plataforma en defensa de Moni, hacer manifestaciones, incluso boicotear las intenciones del ayuntamiento. Que si ellos se la llevaron de aquí, nosotros podemos resecuestrarla para que vuelva. Que hogar no es donde te ponen una vivienda, sino el lugar donde te quieren y te echan de menos cuando no estás.

Comentarios