Arguis y Góriz continúan con sus procesos en los juzgados.

En ambos casos los tramites pueden ser largos y en las últimas fechas se han producido pocas novedades. En el caso de Arguis, el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil presentó ante el Juzgado número 2 de Huesca y la fiscalía una denuncia por presunto delito ecológico contra la comunidad de regantes de Arguis, por desembalsar el pasado 11 de octubre una presa que provocó la mortandad de miles de peces. El Gobierno de Aragón tiene abierto un expediente administrativo que está paralizado por el procedimiento judicial que determinará si hay delito ecológico o no. En el Consejo Fluvial de Pesca de Aragón se informó de los tramites que se están siguiendo para esclarecer los hechos y para buscar una base legal con el objetivo de que no se repita está situación en otros embalses de la comunidad autónoma.

El embalse de Arguis se encuentra en estos momentos helado en un 90% por lo que si el tiempo no acompaña será complicado iniciar la temporada el próximo fin de semana como estaba previsto. Después de la muerte de los peces, la Federación Aragonesa de Pesca y el Servicio Provincial de Medio Ambiente ha procedido en el último mes a la repoblación del pantano con unas 4.500 truchas.

Por su parte, el Juzgado de lo contencioso-administrativo suspendió el decreto de cierre de Góriz. Con esta resolución se ha iniciado la batalla en los juzgados. Ahora será posible presentar un recurso que puede alargar el contencioso durante varios meses. En la sentencia se recoge que Góriz debe seguir cumpliendo su labor de auxilio en montaña y que debe mejorar su calidad medioambiental y de seguridad, nunca incrementando el número de plazas que oferta en la actualidad. Mientras se cumple el dictamen del juez, la otra batalla está abierta por la titularidad del refugio que ha generado un fuerte enfrentamiento entre el alcalde de Fanlo, Horacio Palacio, y los miembros de la Federación Aragonesa de Montañismo.

Comentarios