Cartas al Director: Carta de agradecimiento a Mary Paz Osés y hermanos

Amigos y amigas de Huesca, capital y provincia:

Hace más o menos un mes, compartíamos con vosotros un trance doloroso para todos: el fallecimiento y el funeral de nuestro hermano Javier, que había sido vuestro Obispo durante rodos los años de su episcopado.

Desde ese momento mis hermanos y yo, nos hemos sentido en deuda con todos los oscenses, por cómo tratasteis a Javier mientras estuvo entre vosotros, y por lo que manifestasteis en estos últimos momentos, que causó sensación a todos los que vinieron de fuera y os conocían poco. Con algunos lo he podido hacer personalmente; con todos, aunque quisiéramos, nos resultaría imposible.

Es, por otra parte, una gratitud tan grande que, al no poder expresarla con palabras, aunque las escribiéramos con mayúsculas y en letras de molde, la queremos expresar de otra manera: "Os dejamos a nuestro hermano con vosotros".

Hace un poco más de 30 años, comenzamos a tener a Huesca en nuestros corazones. La permanencia de Javier entre vosotros durante todos los años de su episcopado, nos ha ayudado a no tener que compartir nuestro corazón con ninguna otra diócesis, y el hecho de que Javier siga descansando aquí, hará que Huesca y los oscenses no desaparezcáis nunca de nuestro corazón, que ahora es ya para todos nosotros un poco aragonés.

Aprovecho estos días en que he vuelto por Huesca a recoger algunas cosas del piso, para manifestaros mis sentimientos, que son compartidos por todos mis hermanos y familia.

Comprenderéis que todo lo que he vivido entre vosotros, que me ha hecho tan feliz todos estos años, y todo lo que dejo en Huesca, tirarán de mí con fuerza para acercarme de cuando en cuando hasta vosotros, y seguir manteniendo vivos la amistad y el cariño que nos tenemos.

Con nuestro agradecimiento sincero, os abrazan,

Mary Paz Osés y hermanos.

Comentarios