¡Que "hable" el BOE!

Alberto Cebrián

No hay duda en la importancia de las comunicaciones para el desarrollo de cualquier territorio. Conscientes de ello, los altoaragoneses vienen demandando una y otra vez algunas obras que se consideran prioritarias. Es el caso, por ejemplo, de la autovía Pamplona-Huesca-Lérida. La demanda se intensifica conforme se observa el cada más intenso tráfico de vehículos y los accidentes que se producen en la N-240.

Paralelamente, se van conociendo noticias sobre otras comunicaciones, también por carretera, que reciben importantes impulsos administrativos. Por una parte, se habla de la intención del Gobierno navarro de iniciar las obras de la autovía Pamplona-Huesca, en lo que se refiere al tramo de esa Comunidad foral, en el año 2003. Por otra, se anuncia la inversión de unos quinientos millones de pesetas en la redacción de un estudio informativo para unir por autovía Lérida con el Valle de Arán.

El Alto Aragón sigue observando cómo territorios vecinos invierten en infraestructuras y se benefician de estas partidas presupuestarias, mientras las poblaciones de esta provincia ven cómo se demoran las actuaciones que demandan.

De nuevo, la realidad de Aragón en este país se constata a tenor de los datos apuntados. Carece de competencias en materia de carreteras nacionales, con lo que no puede adoptar decisiones del calado de la que ha tomado el Gobierno navarro, el cual sí tiene competencias y lo que es más importante, dinero para acometer tal actuación.

En el caso de la autovía del Noguera Ribagorzana, es el Ministerio de Fomento el que aborda el proyecto. Mientras, el Alto Aragón sigue esperando la declaración de impacto medioambiental del tramo Huesca-Lérida, y noticias referidas al tramo Pamplona-Jaca-Nueno. ¡Que ?hable? pronto el Boletín Oficial del Estado!

Comentarios