Embajador de Guatemala en Rusia visita el alto Aragón

El embajador de Guatemala en Rusia, Alfonso Matta Fahsen, ha visitado de forma privada el Altoaragón y el santuario de Torreciudad, donde ha indicado que ?toma cuerpo en Rusia la necesidad de facilitar la propiedad privada, que incentive la responsabilidad y la motivación de sus ciudadanos?.

Ha reconocido que ?se da una progresiva libertad de culto, pero hay una ley que pretendiendo frenar una invasión de sectas, no reconoce la religión católica, sólo la menciona, y la rebaja por debajo de la ortodoxa, la budista, la hebrea y la musulmana?.

El diplomático indicaba que ?el pueblo ruso ha sufrido mucho a lo largo de la historia, especialmente la falta de libertad religiosa?. Señaló que ?con la llegada de la democracia, el Estado devuelve muchas iglesias ?incluidas las católicas?y que se usaron como oficinas, almacenes o auditorios de música, en el mejor de los casos?.

El embajador se ha referido al santuario de Torreciudad como ?un lugar hermoso, que facilita un gran recogimiento y piedad?. Señaló que ?admiro la espiritualidad del beato Josemaría Escrivá, y me alegrará participar en su centenario, en la eucaristía que el 9 de enero de 2002 celebrará el Arzobispo de Moscú, Tadeus Kondrucevitz, en la catedral católica de Moscú?.

El diplomático centroamericano incluyó a ?los jubilados y a los antiguos militares? entre los sectores más perjudicados por la situación económica y la no gratuidad de algunos servicios. ?Pasan hambre?, dijo. Añadió que ?la medicina ya no es tocar la puerta y entrar, los hospitales no quieren atenderles, es una cadena de problemas que el Gobierno intenta solucionar. Es un cambio traumático para la población?.

Con 55 años, y treinta y tres años en la carrera diplomática, Matta se refirió a la República de Tatarstán, territorio integrado en la Federación rusa, que ha desarrollado la propiedad privada a nivel agrario, y creado una banca que realiza préstamos a los agricultores o empresarios. ?Espero ?añadió-- que esta experiencia se reproduzca, porque es necesario que el ciudadano tenga la motivación que supone la posibilidad de heredar, de dejar algo a los hijos?.

En su opinión, se están dando pasos, ?que llevarán a Rusia a ser de nuevo una gran nación, pero falta dar seguridad al inversor, modernizar fábricas y renovar tecnologías. De esta forma se consolidará la inversión internacional?.

Comentarios