Cartas al director: Funcionarios aragoneses

Teresa Rey

Querría hacer unas puntualizaciones en relación a la pregunta que formula Radio Huesca sobre si están bien pagados los funcionarios aragoneses.

En primer lugar, sería más correcto utilizar el término "empleados de las administraciones públicas aragonesas" o "empleados/as públicos", dado que los funcionarios son una parte del personal que trabaja en todas y cada una de las administraciones de nuestra comunidad autónoma. Así nos encontramos por personal que se rige por el Estatuto de la Función Pública (funcionarios), personal que se rige por el Estatuto de los Trabajadores (personal laboral, aproximadamente el 50%), personal que se rige por otro régimen estatutario distinto (médicos/as),..

.

En segundo lugar, no todos los empleados de las administraciones públicas aragonesas cobran lo mismo, existiendo diferencias salariales importantes en función de la categoría a la que están adscritos. Así, no cobran lo mismo ni tienen la misma percepción de si están bien pagados un arquitecto, un auxiliar administrativo, una limpiadora, un médico, un auxiliar de enfermería, un maestro, , un peón o un jardinero, por poner algunos ejemplos.

En tercer lugar, no todas las administraciones públicas mantienen los mismos salarios. Así, no cobra lo mismo un auxiliar administrativo, un peón o un técnico de la Diputación General de Aragón, que otro de una Adminsitración del Estado (Hacienda, INSALUD,...) o un Ayuntamiento (ni cobra lo mismo un empleado/a de un ayuntamiento pequeño que uno grande)

En cuarto lugar, los empleados públicos no podemos negociar nuestro salario, ya que el Gobierno del Estado impone un aumento salarial que no ha sido negociado con los agentes sindicales, representantes de la voluntad de los empleados de todas las administraciones públicas.

Por último, los empleados públicos hemos perdido mucho poder adquisitivo en los últimos años. Como regla general, los Presupuestos Generales del Estado contemplan aumentos salariales por debajo del IPC real (algunos años el incremento salarial ha sido cero), lo que ha supuesto una pérdida importantísima de poder adquisitivo. Tanto si la economía va bien como si va mal, los empleados públicos cargan sobre sus espaldas y bolsillos con medidas económicas de contención del gasto público.

Comentarios