Los antiguos vecinos de Saqués pendientes de noticias de la CHE

Los antiguos propietarios expropiados o sus herederos de la localidad de Saqués, enclavada en el valle de Tena , esperan que la Confederación Hidrográfica del Ebro se pronuncie con prontitud respecto a su última petición para la reversión del casco urbano no inundado por las aguas, y que tuvieron que abandonar sus vecinos a finales del año 1969.

Fue el 12, 27 de abril y 5 de octubre de 2000, cuando dichos expedientes se iniciaron por escritos de solicitud individual. Tras el oportuno requerimiento previo los interesados aportaron la documentación acreditativa de sus pretendidos derechos mediante escrito del 12 de junio de 2000.

Según se informa en respuesta al Diputado de CHA José Antonio Labordeta, el 27 de junio de 2000, se dio traslado por la CHE, como parte interesada, de esas solicitudes a la entidad Uralita, S.A., sucesora de Energías e Industrias Aragonesas, S.A, entidad que en su momento cofinanció con el Estado la ejecución del embalse de Búbal. Posteriormente, por escritos de la CHE de 7 de septiembre de 2000 se procedió a la apertura del período de prueba, ante los escritos de las partes interesadas de 5 y 10 de octubre.

El 3 de enero de 2001 se dictó la oportuna resolución sobre la prueba propuesta por las partes.

En la actualidad dichos expedientes se encuentran pendientes de la determinación técnica, en función de las necesidades de la explotación del embalse de Búbal, relativos a que fincas son susceptibles de reversión por no encontrarse afectas a dicho embalse, siempre que cumplan los demás requisitos legales de reversión. Una vez se disponga de los informes, que se esperan en breves fechas, se procederá al preceptivo trámite de vista y audiencia, previo a la resolución de los expedientes.

Ante esta situación de espera el diputado de Chunta Aragonesista exige una respuesta urgente y satisfactoria a las demandas planteadas por los antiguos propietarios de Saqués, para que las casas no inundadas pero espaldadas, se levanten y se puedan recomponer las raíces de unos vecinos que han sufrido el desarraigo que provoca el ser expulsado del municipio que les vió nacer, fruto de la política colonialista y de rapiña de la Confederación Hidrográfica del Ebro. El antiguo hotel ?Valle de Tena?, las escuelas, y la finca ?La Artosa?, propiedades inundadas, serán muestra, cuando la cota del embalse baje, de lo que no se debe permitir que vuelva a ocurrir en el Pirineo.

Comentarios