Cartas al director: Consejo de la Juventud

Consejo de la Juventud de Aragón

La Comisión institucional de las Cortes de Aragón debate y vota este martes la Ponencia del Proyecto de Ley del Instituto Aragonés de la Juventud

El Consejo Nacional de la Juventud de Aragón satisfecho por la progresiva materialización de esta vieja reivindicación del movimiento juvenil asociativo

Algunos sueños se cumplen. Requieren horas y horas de trabajo, reuniones, debates y mucha insistencia; pero se acaban cumpliendo. Esa es la sensación que se palpa hoy entre los miembros de la Comisión Permanente del CNJA, apenas 24 horas antes de que la Comisión Institucional de las Cortes de Aragón debata y vote el Informe de la Ponencia del Proyecto de Ley del Instituto Aragonés de la Juventud.

Este paso importante para la aprobación de la Ley y, por tanto, para la materialización del Instituto, es una buena noticia para los jóvenes aragoneses y, por supuesto para aquéllos que son su voz ante las instituciones. En la medida de sus posibilidades, el CNJA ha participado activamente en el proceso que mañana recibirá un impulso definitivo y quiere hacer pública su satisfacción por lo que considera un paso adelante.

Antes de las últimas elecciones, el CNJA consiguió que la creación del IAJ apareciera en el programa electoral de todos los partidos políticos aragoneses y aportó sugerencias y modificaciones para lograr que la nueva entidad pudiera convertirse, por Ley, en un órgano capaz de aunar, coordinar y ejecutar todas las políticas que afectan a la Juventud: desde las que tienen que ver con la salud, el empleo o la vivienda hasta las relacionadas con la Formación, la cultura o el Tiempo Libre. La adscripción del IAJ a la Consejería de Presidencia, contemplada en la Ponencia que se debate mañana, puede ser una solución a la actual dispersión en materia de Juventud y una baza a favor de la creación de Políticas Integrales dirigidas a los jóvenes.

A partir de este martes, la pelota estará de nuevo en el tejado de los políticos. Han demostrado que saben cumplir sus compromisos pero ahora deben seguir trabajando para que los logros conseguidos sobre el papel no se queden en mera declaración de buenas intenciones. El futuro IAJ deberá ser generador y ejecutor de Políticas Integrales de Juventud efectivas y con contenido y estar dotado de recursos humanos que respondan eficazmente a las necesidades del colectivo joven. Desde el CNJA continuaremos velando para que así sea.

Sólo nos queda desear que la próxima Ley sobre Juventud por la que podamos felicitarnos sea, precisamente, la Reforma de la Ley del Consejo, otra vieja reivindicación que esperamos no tarde en llevarse a cabo.

Comentarios