Isabel Mijares dirige el curso de la UIMP "Los desafíos de la enología en el tercer milenio"

Los cursos Pirineos, de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, se desplazan por primera vez a Barbastro (Huesca), concretamente a las bodegas Enate, Viñedos y Crianzas del Altoaragón, donde se va a celebrar, del 12 al 16 de noviembre, el curso «Desafíos de la Enología en el Tercer Milenio», dirigido por María Isabel Mijares y García Pelayo, D.E.A. en Enología por la Universidad de Burdeos.

Como se explica en la introducción del programa, «el sector vitivinícola ha jugado un destacado papel en la evolución española de las últimas centurias. Durante el siglo XIX no sólo impulsó la tecnología agraria, sino que, tras la aparición de plagas y enfermedades exóticas (mildiu, oidio, filoxera), permitió que la producción y ocupación agrarias tuvieran una importante expansión. En el siglo XX permitió mantener en explotación grandes extensiones de terrenos con clima y suelos defectuosos para otros usos y que, en las proximidades de esas plantaciones, se establecieran industrias transformadoras de la uva de vino, empresas con elevado potencial para generar valor añadido que evolucionaron muy positivamente, especialmente tras la integración de España en la Unión Europea».

Y en los próximos años, la enología se enfrentará a nuevos retos. Por un lado, a un cambio en la concepción del vino y en los motivos de su consumo: si antaño era un producto de consumo casi obligado, al ser «la más sana e higiénica de las bebidas», hoy en día es una bebida de prestigio y un elemento clave de la dieta mediterránea, junto a pescados, cereales, aceite de oliva, al que se le otorga capacidad para evitar patologías cardiovasculares y de otra naturaleza. Por otro lado, la enología también ha de responder a profundos cambios en el mercado vitivinícola, para lo cual requiere técnicos y profesionales crecientemente cualificados capaces de comprender y superar las mutaciones registradas. Finalmente, puede considerársele un elemento integrador de la cultura española, cuyas señas de identidad se pretenden preservar.

Por ello, el curso ahonda en los retos planteados por la política vitivinícola, la viticultura, la enología, la economía vitivinícola y el consumo vinícola. Está especialmente dirigido a los profesionales en ejercicio o que deseen ocuparse en áreas de actividad como la producción de la materia prima, la elaboración, la comercialización, la gestión y el control. Cuenta con el reconocimiento del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, del Instituto Aragonés de Administración Pública, y de distintas universidades como créditos de libre elección y va a ser reconocido internacionalmente por la Organización de la Viña y el Vino (OIV), organismo al que pertenecen junto a España unos cincuenta países.

Comentarios