Los accidentes de los túneles en los Alpes inciden en los proyectos transfronterizos por los Pirineos.

El reciente suceso en el túnel de San Gotardo, en Suiza, vuelve a abrir el debate de la idoneidad de utilizar este tipo de pasos subterráneos. En Francia, los desastres ocurridos en los últimos años en los pasos transfronterizos en la zona de los Alpes han obligado al gobierno galo a actuar con suma cautela de cara a la opinión pública cada vez que se habla de inversiones en túneles. En ocasiones se ha manifestado que los retrasos que sufre la parte francesas del Somport vendría dada por estas reticencias, o bien por extremar todas las medidas de seguridad.

Recientemente, en un informe del RACE Real Automóvil Club de España), se ponía de manifiesto las graves deficiencias de los túneles del Altoaragón, más conocidos como los de Monrepós, que los sitúan entre los más inseguros del país.

En ese informe se destaba que a pesar de su buen estado, en caso de incendio u otro tipo de urgencia, los bomberos tardarían veinte minutos en llegar hasta su interior, por lo que lo único que podría hacerse es recoger las cenizas. El estudio también explica que el conducto no tiene mecanismos eficaces para dar instrucciones a los automovilistas y además, los postes de socorro no funcionaron durante la visita del RACE, ni existen túneles laterales para evacuar a los usuarios en caso de accidente.

Los túneles de Monrepós tienen una longitud de 600 metros y 1.500 metros aproximadamente. Desde su inauguración no se ha producido ningún accidente de importancia. Estos túneles están dotados de un sistema de seguimiento que permiten al edificio de control situado en la entrada conocer mediante cámaras lo que esta ocurriendo permanentemente en el interior.

Mientras tanto, este tipo de accidentes sigue preocupando a las administraciones. El Somport acumula nuevos retrasos, entre otros motivos porque faltan los conductos laterales para evacuación, a pesar de tratarse de uno de los proyectos más seguros de Europa, ya que contará con un Centro de coordinación en Francia y España.

También este tipo de incidentes suponen serias revisiones en proyectos como el Canfranc, Vignemale, o el Benasque- Luchón.

Comentarios