Nuevas normas sobre publicidad, venta y consumo de alcohol y tabaco

Desde este jueves uno de noviembre entran en vigor las disposiciones de la Ley de Prevención, Asistencia y Reinserción Social en materia de Drogodependencias que regulan aspectos relativos a la publicidad, promoción, venta y consumo de tabaco y de alcohol en nuestra comunidad autónoma. Esta nueva normativa se orienta básicamente a la prevención del inicio del consumo de estas sustancias entre los jóvenes, no sólo prohibiendo su venta a los menores de 18 años sino mediante programas de educación en hábitos saludables.

Completando la legislación nacional, la Ley de Prevención, Asistencia y Reinserción Social en materia de Drogodependencias ha regulado el consumo de tabaco en los lugares públicos. A partir del uno de noviembre no se podrá fumar, entre otros sitios, en las dependencias de la Administración pública, las entidades financieras, restaurantes y los espacios dedicados al ocio infantil y juvenil, sin perjuicio de que en algunos de estos lugares se habiliten zonas para fumadores.

Las ?zonas para fumadores? deberán estar nítidamente separadas y claramente señalizadas, contarán con sistemas de ventilación adecuados y no se situarán en salas de espera o zonas de paso obligado para no fumadores. En el caso de que no puedan cumplirse esos requisitos se entenderá que todo el local deberá estar libre de humos.

Los centros y servicios afectados por limitaciones en el consumo y venta de tabaco son los de hostelería y restauración, los centros de atención u ocio infantil, los centros docentes y los centros sanitarios. En el ámbito de la hostelería y la restauración no se podrá fumar en aquellos locales en los que se elaboren, transformen, manipulen y preparen o vendan alimentos, excepto en los destinados al consumo de los mismos, lugares en los que se habrán de diferenciar los espacios de fumadores y no fumadores.

Los lugares en que se prohíbe o limita, en su caso, la venta y consumo de alcohol son los centros docentes no universitarios (donde no se podrá vender ni consumir alcohol); los centros docentes universitarios, y los centros y dependencias de la Administración pública, donde si se venden bebidas alcohólicas, éstas deberán tener una graduación inferior a 18º y expenderse en lugares expresamente autorizados.

Queda también prohibida la venta y consumo de alcohol en los centros de atención a la infancia, los centros de esparcimiento u ocio de menores y los centros sanitarios y socio sanitarios. En las gasolineras, y las áreas de servicio y descanso en autovías y autopistas si se venden bebidas alcohólicas, éstas deberán tener una graduación inferior a 18º.

La nueva normativa prohíbe la publicidad directa e indirecta de bebidas alcohólicas y tabaco en centros y servicios sanitarios, socio sanitarios y de atención social; centros docentes (incluidos los de formación deportiva); salas de cine, teatro o espectáculos, así como en las instalaciones deportivas cuando su programación esté dirigida a menores de 18 años; en los medios de transporte público y en los lugares donde esté prohibida su venta y consumo.

En función de su gravedad, las infracciones se dividen en leves, graves y muy graves. Las sanciones máximas serán de hasta 500.000 pesetas para las leves, de hasta 2?5 millones para las graves y de hasta 100 millones para las muy graves.

Comparado con otras comunidades, en los últimos años el descenso de fumadores en Aragón ha sido uno de los más acusados. En 1987 fumaba el 40% y en 1993 el 34%. No obstante, según los estudios llevados a cabo por el Servicio Aragonés de Salud, casi el 55% de los jóvenes de 15 a 24 años fuma habitualmente, el 33?4% no ha fumado nunca y el 11?7% ha abandonado este consumo. Globalmente, y en este mismo grupo de edad, las mujeres fuman más que los hombres (el 56?7% frente al 54?1%). La edad media de inicio en el consumo de tabaco son los 14 años. Estas cifras concuerdan con el resto de nuestro país, donde el índice de tabaquismo en la edad escolar es de los más altos de Europa, y cuyas consecuencias sanitarias en los próximos años serán sin duda importantes. Por lo que respecta al consumo de alcohol, los estudios de los últimos años revelan un aumento del consumo excesivo y regular de alcohol por parte de los menores y la disminución de la edad en se inician en este hábito. En Aragón, casi el 86% de los jóvenes comprendidos entre 15 y 17 años reconocen consumir esta sustancia, en mayor o menor medida, de forma habitual.

Comentarios