El Seprona denuncia en el juzgado el desembalse de Arguis

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha presentado ante el Juzgado número 2 de Huesca y la fiscalía una denuncia por presunto delito ecológico contra la comunidad de regantes de Arguis, por desembalsar el pasado 11 de octubre una presa que provocó la mortandad de miles de peces. La Guardia Civil considera en su escrito que los regantes han infringido la Ley de Pesca de Aragón en los artículos que hacen referencia al agotamiento y variaciones de caudales, los cuales establecen que será preciso establecer medidas pertinentes para el salvamento y traslado de las especies acuáticas.

La legislación precisa que toda variación del caudal deberá hacerse de manera paulatina y coordinada con la administración para no afectar a las poblaciones ictícolas. Según la Guardia Civil, la comunidad de regantes pudo omitir estas obligaciones al abrir las compuertas sin haber establecido antes las medidas oportunas para evitar la mortandad de peces. El incumplimiento de ambos artículos puede ser considerado, según la Ley de Pesca, como falta muy grave tipificada con una multa que puede oscilar entre el medio millón y los diez millones de pesetas. La Guardia Civil desconoce exactamente el daño causado en la población ictícola del río Isuela, a la espera de recibir el informe que está elaborando el servicio de Vida Silvestre de la DGA.

La Federación de Pesca, que colaboró en las labores de recogida de ejemplares muertos, alertó de que más de la mitad de los peces eran especies autóctonas como madrillas y barbo culirroyo. Las especies introducidas apenas representaban un 15 por ciento, entre ellas "black-bass? trucha arco iris y carpa, fruto de las repoblaciones para fomentar la práctica de la pesca en el embalse. El hecho de tratarse de especies autóctonas podría agravar la cuantía de la multa y el carácter del delito o la infracción administrativa, una cuestión que deberá determinar la autoridad judicial.

Comentarios