Carta al director: Plan de Saneamiento Financiero

Miguel Solana Garcés, concejal del Grupo Municipal de CHUNTA ARAGONESISTA en el Ayuntamiento de Huesca

El Plan de Saneamiento Financiero que nos hemos visto obligados a realizar en el Ayuntamiento de Huesca ha marcado de forma nítida las ordenanzas fiscales para el 2002. Gastados todos lo remanentes, han comenzado las penurias económicas que la evolución presupuestaria ha puesto de relieve con nitidez. Entre la liquidación de 1999 y la del 2000 nuestros gastos crecieron un 17% pasando de 2850 a 3330 millones, al tiempo que nuestros ingresos se estancaron en los 3800 millones. Estaba cantado que el Equipo de Gobierno (PSOE-PAR-IU) tomaría la calle de en medio planteando en las ordenanzas fiscales incrementos espectaculares con el único afán de recaudar más.

Desde CHUNTA ARAGONESISTA (CHA) entendemos que los ayuntamientos, como administración más próxima al ciudadano, se ven en la obligación de satisfacer demandas en mucha mayor medida de lo que les compete. El PSOE anteriormente y el PP en la actualidad nada han hecho para cambiar las legislación estatal de forma que se garantice su suficiencia financiera. Más allá de que la necesaria mejora de la gestión puede rendir buenos frutos, es evidente que quien pretende aumentar la cantidad y calidad de los servicios, quien quiere mejorar sus equipamientos e infraestructuras, quien quiere tener un personal eficiente y formado o quien pretende dinamizar el tejido social y económico de su ciudad debe de contar con presupuestos suficientes. En CHUNTA ARAGONESISTA pensamos así y por ello no nos hemos negado a ciertos incrementos en la recaudación, pero una cosa es lo razonable y otra el abuso.

Huesca se encuentra inmersa en un proceso de revisión catastral que hará que a lo largo de 10 años los valores catastrales se incrementen un 7,5% de media. Esto tiene una repercusión directa sobre el IBI (es el impuesto más importante y supone 1.100 millones de ptas. de ingresos en nuestra hacienda local). También tiene una repercusión directa sobre el impuesto de plusvalías. Chunta Aragonesista se ha pronunciado en contra de rebajarlo porque entendemos que es la mejor forma que tenemos de hacer tributar según el poder adquisitivo. Además es el más estable y previsible. Nos hubiera gustado que también en el Impuesto sobre vehículos hubiesen tributado en mayor proporción los de mayor cilindrada pero la legislación del PP no lo hace posible.

En este contexto el aumento espectacular de zonas azules (finalmente un 40%), el incremento de la tasa por agua en un 16,5% y de basuras en un 17,57% no puede entenderse más que desde un punto de vista recaudatorio.

En CHUNTA ARAGONESISTA participamos del principio de que quien contamina paga, y de que la nueva cultura del agua pasa entre otras cosas por repercutir en su integridad el coste de un servicio eficiente y de calidad. También pensamos que las zonas azules se deben poner donde son necesarias para resolver problemas de rotación del tráfico pero no con afán recaudatorio como hace el Equipo de Gobierno.

Es por todo ello que mientras no se nos presente un Plan Global del Agua, tal y como aprobamos en el 99, no aceptaremos subidas espectaculares porque simplemente cobraríamos más, por un servicio muy insuficiente y por el cual ya recaudamos lo que cuesta el servicio. Tampoco nos parece razonable el incremento espectacular de la tasa de basuras cuando nos encontramos a las puertas de la puesta en marcha de un consorcio que habrá de decidir cual es la tasa que han de pagar todos los ciudadanos de Huesca, Jaca, Sabiñánigo, Ayerbe,..Seguro que nuestro recibo habrá de subir, pero hagámoslo cuando los objetivos, forma de gestión y presupuestos estén claros y al mismo tiempo que los demás ayuntamientos.

Disfrazar la subida en el conjunto de las ordenanzas puede resultar más cómodo para alguien pero no nos parece razonable.

Lo dicho, una cosa es lo razonable y otra el abuso.

Comentarios