Aragón es la Comunidad Autónoma con menor tasa de inflación de España

El IPC aragonés en el mes de septiembre se sitúa en el 2,9%, cinco décimas por debajo de la media española

El descenso de los precios en el sector relacionado con el turismo ha sido clave para la obtención de este buen resultado

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios descendieron en Aragón una décima durante el mes de septiembre, mientras que la tasa nacional no experimentó variación alguna. Tras este resultado la inflación interanual en Aragón es del 2,9%, cinco décimas por debajo de la de España, mientras que la acumulada durante el año 2001 es del 2,2% y del 2,5% respectivamente. Aragón se configura, por tanto, como la Comunidad Autónoma con menor inflación de España.

Por provincias, el comportamiento ha sido desigual en las tres provincias aragonesas. En Huesca y Teruel los precios aumentaron una décima y la inflación interanual se situó en el 3,1% y 3% respectivamente. En Zaragoza los precios descendieron dos décimas, con lo que esta provincia es, por tanto, la menos inflacionista de la Comunidad Autónoma, con una tasa interanual del 2,9%.

Al analizar el comportamiento de los precios por grupos de consumo, se observa que los capítulos con un comportamiento más inflacionistas a lo largo del año como ?ocio y cultura? y el de ?hoteles, cafés y restaurantes?, han corregido su tendencia alcista registrando un descenso, respecto al mes anterior, del 2,5% y del 2% respectivamente. Este comportamiento, al que ha contribuido sin duda la finalización de la época estival, ha sido fundamental para que Aragón haya registrado globalmente un descenso en el nivel de precios y que la inflación interanual se haya situado por debajo de la psicológica barrera del 3%.

A lo largo del año, el Departamento de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón ha insistido en la necesidad de que exista mayor moderación en los precios del sector servicios, y muy especialmente en el subsector del turismo, no sólo porque su contribución era necesaria para la estabilidad de precios en Aragón, como se ha demostrado en el presente mes, sino porque podía dañar a corto plazo la capacidad competitiva del propio sector. En este sentido, y en coherencia con lo manifestado hasta la fecha, se debe manifestar la esperanza de que los resultados del mes de septiembre no tengan una raíz exclusivamente coyuntural.

En un momento de desaceleración económica como el actual, la estabilidad de precios y salarios es un factor fundamental porque impide la pérdida de competitividad. Por eso, el Gobierno de Aragón, a pesar de los buenos resultados obtenidos, considera necesario hacer un nuevo llamamiento a la moderación salarial y a que las empresas controlen sus márgenes de beneficios, con el objetivo de continuar en la positiva senda en la cual nos hemos instalado.

Comentarios