Para el PAR, el plan nacional de regadíos incumple el pacto del agua y frustra las expectativas aragonesas

El Partido Aragonés ha indicado una nota en la que ?rechaza el Plan Nacional de Regadíos impuesto por el Gobierno Central porque incumple lo recogido en el Pacto del Agua y en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro y, además, frustra las expectativas de Aragón.? A ese respecto, este partido lamenta que ?el Partido Popular intente apropiarse del Pacto del Agua, para luego incumplirlo de forma sistemática, siempre que le conviene?.

El PAR recuerda que el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro establece para Aragón 207.534 hectáreas para los próximos veinte años, concretando así las expectativas recogidas genéricamente en el Pacto del Agua al hablar de las nuevas regulaciones hidráulicas. Sin embargo, sumando lo previsto hasta el 2008 y para los años siguientes, el Plan Nacional de Regadíos apenas admite 90.000 hectáreas de nuevo regadío en Aragón.

Para el Partido Aragonés, con esta nueva actuación el Gobierno Central y el Partido Popular ?vuelven a defraudar las expectativas de los aragoneses y a imponer un estilo prepotente de hacer que, a la manera de lo sucedido con el modelo de financiación, apenas deja margen a la negociación con las Comunidades Autónomas.? Por esa razón, este partido advierte que ? no renuncia a seguir exigiendo las hectáreas recogidas en el Plan Hidrológico de Cuenca, aprobado en enero de 1996 y ratificado por el Real Decreto 1664/98?.

El PAR recuerda que reducir a menos de la mitad las hectáreas de nuevos regadíos que se van a poner en marcha en Aragón implica reducir también las necesidades de reserva de agua. Por ese camino, se hace más fácil justificar los trasvases e, incluso, que no se hagan algunas obras del Pacto del Agua. De haberse cumplido lo propuesto en este documento deberían estar ya en ejecución quince embalses (la mayoría desde 1994 o 1995); sin embargo, sólo puede considerarse iniciado el embalse de La Loteta.

Comentarios