Aragón a la cabeza de prevención de accidentes laborales

El Objetivo Cero Accidentes de Trabajo y el programa 2001 sitúan a Aragón a la cabeza de las comunidades autónomas en materia de prevención de riesgos laborales

Aragón ocupa una buena situación relativa en el conjunto de las comunidades autónomas en materia de siniestralidad. Este hecho se pone de manifiesto si comparamos, tanto en términos absolutos como relativos, los accidentes de trabajo acontecidos durante el año 2000. Así las cosas, mientras España registró un incremento de accidentes del 7,79% durante el pasado ejercicio, en Aragón las cifras experimentaron un crecimiento del 4,13%, ligeramente inferior al experimentado por la población.

Estas cifras suponen que durante dos años consecutivos la Comunidad Autónoma ha rebajado, aunque muy ligeramente, su tasa de siniestralidad, frente al incremento experimentado en el resto de España.

En la actualidad se puede afirmar que existe una legislación avanzada en materia de prevención de riesgos laborales. La Constitución española encomienda a los poderes públicos, como uno de los principios rectores de la política social y económica, velar por la seguridad e higiene en el trabajo. La modificación del Tratado constitutivo de la Unión Europea por la llamada Acta Única establece como también, como principio de actuación, la mejora del medio de trabajo para armonizar, dentro del progreso, las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores europeos.

Consecuencia directa de nuestra integración en la Unión Europea y de la obligación de trasponer las directivas sobre prevención de riesgos a nuestra legislación es la promulgación de la Ley de Prevención de Riegos Laborales de 8 de noviembre de 1995.

Así las cosas, es preciso afirmar que, en términos de legislación formal, Aragón está plenamente equiparado al resto de los países de la Unión Europea.

Sin embargo, a pesar de que existen los mecanismos legales oportunos, en los últimos años, España ha visto como no sólo no se registraba mejora alguna en el campo de la prevención de los riesgos laborales sino que, por el contrario, recientemente se han producido un incremente notable de las cifras de accidentes.

En el periodo de vigencia de la ley de Prevención de Riesgos Laborales (1996-2000), los accidentes de trabajo con baja se han incrementado, en valores absolutos, en un 51,79%, mientras que la población ocupada protegida de la contingencia de accidente de trabajo se ha incrementado un 29, 60%. El año pasado se produjeron en España 935.359 accidentes con baja, de los cuales 11.374 fueron graves y 1.113 fueron mortales.

Con datos de diciembre de 2000, el índice de incidencia de siniestralidad en el ámbito nacional se sitúa en el 75,78 por mil mientras que el de Aragón está en el 62,3 por mil.

La comparación pudiera llevar a una falsa complacencia. Frente a este riesgo, el Gobierno de Aragón es consciente de que estos datos tienen una fuerte resistencia a la baja aunque en los dos últimos años se haya producido una baja muy moderada y, sobre todo, que son objetivamente muy elevados.

Estos altos índices de siniestralidad deben exigirnos a todos un esfuerzo autocrítico. Una sociedad como la nuestra, que se mueve en el contexto de liderazgo económico y social que supone la pertenencia a la Unión Europea, no puede permitirse esta situación. Un panorama que revela que algo está fallando en nuestro sistema productivo.

Así las cosas, y a la vista de los datos aportados, se deduce que la Ley de Prevención no ha tenido los resultados que de ella se esperaban, en gran medida porque no se han realizado ?ni en el ámbito público ni, mucho menos, en el privado? los esfuerzos de gestión necesarios.

Tras los estudios realizados por el Gobierno de Aragón ?que dan como resultado una concentración de accidentes en un número de actividades y, dentro de éstas, en un número reducido de empresas; y, por otra parte, de la constatación de que el cumplimiento de la ley está degenerando en un cumplimiento meramente formal sin implicación real y constante de empresas y trabajadores? el Ejecutivo ha puesto en marcha dos programas diferenciados.

a)Programa de empresas con mayor grado de siniestralidad

b)Programa Objetivo Cero Accidentes de Trabajo

Comentarios