Huesca tendrá en breve 261 nuevas plazas de aparcamiento de zona azul.

Se amplían algunas zonas ya existentes, otras se reorganizan y se crean nuevos aparcamientos de pago.

San José de Calasanz, Manuel Bescós, Ramón y Cajal, Mor de Fuentes y Goya son las nuevas calles oscenses donde para aparcar habrá que pagar. De todas estas nuevas zonas azules resultan 156 aparcamientos que pasan a ser de pago. Pero además, en el Coso Alto, con la recolocación en batería se han obtenido 25 nuevas plazas, y junto a esta medida, se van a efectuar tres nuevas ampliaciones de zonas azules ya existentes. La calle del parque se completa hasta alcanzar 48 plazas, la calle Zaragoza hasta 37, y la calle Cabestany llegan casi a duplicarse hasta alcanzar 43.

Una revisión que se realiza en el momento en que el Ayuntamiento saca a concurso la explotación de las zonas azules, con un convenio que incluye además el servicio de grúa y mejoras para residentes y comerciantes.

Existe un parking privado en la Estación Intermodal que por un precio similar al de las zonas azules oferta 200 plazas de aparcamiento. Así mismo, recientemente se inauguraba el aparcamiento de la Casa Consistorial, con unas 70 plazas aunque su uso está restringido al horario de atención al público. Y en el aire se encuentran proyectos de otros aparcamientos subterráneos como el del Temple para el Casco, la plaza de San Antonio para el centro, y la plaza de Tarragona para el polígono de Albajar y zona de Pirineos, aunque todavía quedan cabos sueltos para que se transformen en realidad.

De todas formas siguen siendo necesarias más plazas de aparcamiento que cuenta con alrededor de 20000 vehículos, a los que se suman los coches de todos los altoaragoneses que se desplazan hasta Huesca para realizar compras o trámites administrativos.

Comentarios