Querer y no poder

Luis Abadías

Eso es lo que les está sucediendo a los equipos altoaragoneses en este inicio de temporada en la liga EBA de baloncesto y en la 2ª división B. Una cosa es querer jugar con equipos catalanes y otra poder competir con ellos. La diferencia de presupuestos, el área de influencia de grandes ciudades para conseguir jugadores, incluso más baratos, y la presión de los árbitros, son algunos de los inconvenientes que estamos viendo en estas primeras semanas.

Es bonito jugar con filiales del Barcelona, Español, Joventud y con equipos de un alto nivel, que no hace muchos años estaban en las máximas competiciones. Pero la pregunta es ¿que hay al otro lado de la balanza para poder cumplir los objetivos?. ¿Interesa subir para bajar al año siguiente?. Las respuestas no son fáciles de encontrar.

Las directivas ponen todo su empeño. Las aficiones comienzan muy ilusionadas, pero conforme avanza la competición, se pierde la euforia y por lo tanto el abandono es tal que las estructuras se resquebrajan y el futuro se empieza a oscurecer. Ese futuro tan esperanzador como el que tiene la Sociedad Deportiva Huesca se puede poner en peligro por esta situación. El Binéfar puede poner también en peligro su aventura en la 2ª división B por esta circunstancia. Y que decir del baloncesto, donde el Peñas y el Monzón, se tambalean a las primeras de cambio en un grupo de la liga EBA donde es prácticamente imposible competir con garantías.

Querer y no poder es la definición de la situación actual en las primeras semanas de temporada. Esperamos que no se cumplan las predicciones y que los clubes sean capaces de sortear las dificultades y darnos más alegrías que tristezas.

Comentarios