"Es necesaria una decidida cooperación internacional para avanzar hacia un desarrollo sostenible"

El presidente del Club de Roma ha participado en una mesa redonda sobre el medio ambiente ante el siglo XXI en la que también ha intervenido el director ejecutivo de Greenpeace

En la primera área de trabajo del IX Curso Internacional de Defensa de Jaca se han tratado en la jornada de hoy los problemas y los retos del medio ambiente ante el siglo XXI. Como punto de partida, el presidente Honorífico del Club de Roma, Ricardo Díez Hochleitner, ha puesto de manifiesto que en la actualidad ?más del 40% de los conflictos armados tienen su origen en factores medioambientales y el dominio de recursos naturales?. Este problema, a su juicio, plantea el desafío de ?lograr una decidida cooperación internacional desde valores éticos y morales para hacer viable ese futuro de desarrollo sostenible que contribuya a alcanzar la paz en el mundo?.

El presidente del Club de Roma también ha destacado que la presión sobre el medio ambiente sigue creciendo y proviene, fundamentalmente, ?de un escandaloso derroche de los recursos naturales en los países desarrollados y de una mala gestión de los países en desarrollo, que también facilita esta situación?. Problemas como la escasez del agua, la contaminación de la atmósfera, las consecuencias del efecto invernadero o el agujero de la capa de ozono ponen en evidencia, según Hochtleitner, que ?los grandes poderes políticos y económicos no pueden seguir callando las voces acusadoras de la comunidad científica porque no sólo la naturaleza está amenazada, sino también la propia humanidad?. En este sentido, ha elogiado lo acertado del plan del Ministerio de Defensa español sobre la gestión y salvaguarda de la naturaleza en distintos ámbitos, ?lo que demuestra que empieza a haber conciencia sobre estos problemas?. El presidente del Club de Roma ha asegurado finalmente que ?si no construimos sociedades justas, sostenibles y pacíficas, no conseguiremos asegurar el futuro del medio ambiente?.

Por otra parte, el director ejecutivo de Greenpeace España, Juan López de Uralde, ha hablado en Jaca sobre catástrofes medioambientales globales como el cambio climático, como consecuencia de las emisiones de dióxido de carbono, la destrucción de la capa de ozono o la pérdida de biodiversidad. ?Hay que tener en cuenta que en la medida que determinados problemas se agravan se van a dar situaciones de crisis más agudas; los recursos hoy en día son cada vez más escasos y fuente de conflictos internacionales como es el caso del agua?.

?No es suficiente la concienciación sobre estos problemas ?ha asegura el director ejecutivo de Greenpeace-; éste es un tema del que se habla puntualmente cuando hay alguna cumbre internacional o alguna catástrofe, pero no hay suficiente conciencia sobre estas situaciones?. En cualquier caso, ha concluido Juan López de Uralde, ?me parece muy positivo que en un ámbito como el militar se abra a esta discusión y se dé cabida al debate sobre unos problemas que nos afectan a todos?.

Finalmente, Rosario Domínguez, profesora de Derecho Internacional Público de la Universidad de Huelva y miembro de la organización internacional sobre mujeres en la seguridad internacional George Town University, con sede en Estados Unidos, se ha referido al reto ?casi apocalíptico? que a su juicio supone la respuesta a la seguridad ambiental. ?Todo el mundo habla del concepto de seguridad medioambiental, pero hasta ahora nadie lo ha delimitado ni jurídicamente ni el ámbito de las relaciones internacionales?. Según esta profesora de Derecho Internacional Público, se podría definir como ?la preservación del medio natural mediante la creación de nuevos espacios políticos, económicos y militares, basados en la cooperación internacional, en la gestión conjunta y en la creación de nuevas instituciones y mecanismos internacionales?.

Rosario Domínguez ha destacado que la seguridad se ha definido generalmente con una concepción muy restringida: la defensa de los intereses soberanos de los Estados mediante la fuerza militar y respecto a amenazas también militares. ?Pues bien ?ha señalado-, la concepción de la seguridad tiene que cambiar para ampliarse a amenazas no militares y potenciales como pueden ser las redes de crimen internacional organizado como el terrorismo, la prostitución laboral infantil, el tráfico de armas, hasta otras amenazas potenciales y no militares como el control y la preservación del medio ambiente?. Terminó su intevención con una personal versión de la clásica frase de Cicerón: ?Si vis pacem, para natura?.

Comentarios