La multinacional Seb presenta su esperada oferta de compra sobre Moulinex que incluye la conservación de la filial española

La oferta del grupo francés Seb se ha hecho esperar pero finalmente ha hecho su aparición, tal y como confirma la prensa francesa, presionado quizás por el interés que había suscitado en sindicatos y en el propio Gobierno galo que la contemplan como la mejor opción dentro de las circunstancias.

Las reticencias de Seb respecto al dossier de Moulinex, propiciaban la ampliación del plazo de presentación de ofertas, que se cerraba diez minutos después de que Seb depositase su propuesta. Seb es el rival de Moulinex en el mercado del pequeño electrodoméstico y fabrica las marcas Tefal, Rowenta, Calor, Seb y Arno.

Por el momento, no se conocen demasiados detalles de la propuesta de Seb, aunque se aventura que estaría interesado en la rama del pequeño electrodoméstico de Moulinex-Brandt, descartando las líneas de microondas y de gran electrodoméstico. Seb pretende, así mismo, conservar 1.856 empleos en Francia y alrededor de 1.800 en el extranjero, o lo que es lo mismo, un total de 3.656 empleos.

Seb planea conservar las filiales española y egipcia, así como la sociedad alemana Krups, fabricante de pequeño electrodoméstico de gama alta, que se incluirían en los anteriormente citados 1.800 empleos que el grupo francés quiere conservar en el extranjero.

En la oferta de Seb figuran cuatro centros industriales de Francia: Fresnay, que será reforzada, Mayenne, Villaines y parcialmente Saint-Lô. Y también se refiere a los equipos de márketing, técnicos y comerciales de las estructuras industriales y administrativas.

El grupo, igualmente, propone un contrato de aprovisionamiento durante dos años a la sociedad CGME, filial de Moulinex-Brandt, que permitirá salvaguardar alrededor de 600 empleos suplementarios en el país vecino, tal y como indica la prensa francesa. En total Seb propone conservar 2.450 empleos en Francia.

Sobre los potenciales compradores que se presentaban dentro del primer plazo establecido, sólo se conoce la identidad de la financiera Fidei, que plantea conservar las filiales extranjeras de Moulinex, entre ellas la española, prescindiendo únicamente de la china y la brasileña.

Por otra parte, el comité de empresa de la factoría de Barbastro ha convocado para este sábado una nueva asamblea de trabajadores, donde se dará cuenta de los últimos acontecimientos y podría someterse a votación la oferta presentada por la dirección relativa al plan de regulación de empleo.

Colaboración del Gobierno central

Así mismo, el consejero de Industria, Comercio y Desarrollo, José Porta, ha solicitado al vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, colaboración en relación con el conflicto de Moulinex.

El titular de industria aragonés, consciente de la existencia de ofertas para la adquisión de la empresa y a la espera de la decisión que tomen los administradores judiciales de la firma, ha pedido al ministro que ?ponga en marcha medidas urgentes de coordinación entre todas las administraciones implicadas y entre los gobiernos español y francés que garanticen la defensa de los intereses de nuestro país y en especial de la factoría de Barbastro?.

Porta solicita la rápida intervención de la Administración central al entender que estamos ante un problema nacional porque Moulinex cuenta con centros en Barbastro, País Vasco y Cataluña y ?siempre será mayor la presión que pueda ejercerse de forma coordinada?.

En opinión del consejero de Industria, es necesario que el Ministerio de Economía active sus servicios exteriores y apoye al Gobierno de Aragón para dejar claro a los administradores de la firma y a sus posibles compradores que ?la factoría de Barbastro es competitiva y muy importante para toda una comarca, de ahí que estemos haciendo todo cuanto está en nuestra mano para garantizar el futuro de sus trabajadores?

Comentarios