Se inicia el regreso para los bienes eclesiásticos de la Franja.

Hoy se ha constituído en Madrid una comisión que determinará el origen de las piezas, y decidirá cuáles vuelven.

La constatación de que la devolución de los bienes de la Iglesia en la franja no puede tardar mucho es una opinión que comparten tanto el obispo de la diócesis Barbastro- Monzón, Juan José Omella, como el Nuncio de la Santa Sede en España, Manuel Monteiro. Hoy lunes se ha constituido una comisión encabezada por los obispos de Lérida y Barbastro Monzón, cada uno con sus respectivos técnicos, que serán los encargados de dirimir el origen de las piezas, de decir qué obras regresan. En opinión del Nuncio, Monseñor Monteiro, lo importante es que todos puedan disfrutar del patrimonio, y que las diferencias se solucionen.

La comisión de trabajo esta compuesta por Pedro Escartín, vicario general de la diócesis de Barbastro- Monzón, y Eladio Gros, párroco de la diócesis de Velilla de Cinca, dos grandes expertos en patrimonio, y específicamente en las piezas emigradas. Por Lérida, también su vicario general, Juan Ramón Ezquerra, y el delegado diocesano de patrimonio, Jesús Tarragona. Para completar este grupo de trabajo, se ha citado a dos especialistas en derecho canónico, Carmelo de Diego y Fernando Lozano. En cuanto a los plazos, el obispo de la diócesis Barbastro-Monzón, Juan José Omella, espera que una vez llegados a este punto, el regreso no se demore mucho más.

Un nuevo paso el que se da este lunes que se produce casi cinco meses después de que el Vaticano ratificara su decisión tomada en el 98, decretando la devolución de los bienes a la diócesis de Barbastro- Monzón.

Comentarios