El Ministerio de Medio Ambiente licita las obras para la aportación de caudales a la cuenca del Matarraña (Zaragoza).

El Ministerio de Medio Ambiente ha licitado las obras para la aportación de caudales a la cuenca del río Matarraña desde la cuenca del Ebro. El Ministerio, después de evaluar las características del proyecto, considera ambientalmente viable las obras previstas por la Confederación Hidrográfica del Ebro, que forman parte de las contempladas por el Plan Hidrológico Nacional en Aragón donde hay previsto invertir 418.295 millones de pesetas en el período 2001-2008.

Tienen por finalidad reforzar y garantizar el riego de un total de 2.102 hectáreas de cultivos en los términos municipales de Maella, Nonaspe y Fabara y el abastecimiento de la cuenca baja del Matarraña.

Las obras consisten, por una parte en la elevación de aguas desde el río Ebro a la cuenca del río Matarraña y por otra la derivación de las aguas del río a una balsa de almacenamiento. Ambas actuaciones cuentan con un presupuesto de 1.980 millones y 926 millones de pesetas respectivamente.

Por lo que respecta a la primera actuación, el proyecto incluye una obra de toma en el embalse de Mequinenza; una tubería de impulsión por los términos municipales de Caspe y Maella, de 13,173 kilómetros de longitud, un diámetro de 700 milímteros y con capacidad para evacuar un caudal de 500 litros por segundo. Asimismo se incluye una balsa situada en la Val de Jaime, en el paraje La Trapa, para lo que se realizará un dique de materiales sueltos cuyo emplazamiento no interrumpe ninguna corriente de agua y una prolongación de la acequia de Santa María, para alimentar a la balsa con caudales sobrantes en el río Matarraña cuando existan excedentes.

En este caso, el proyecto se desarrolla por una zona que cuenta con poblaciones vegetales de especies protegidas. La Dirección General de Medio Natural de la Diputación de Aragón formuló una resolución por la que considera asumible el impacto y autoriza a la Confederación Hidrográfica del Ebro a ejecutar las obras dada su necesidad económica y social.

La segunda actuación engloba las obras necesarias para el recrecimiento del azud existente de la acequia de Vilanova para aumentar los caudales de 400 a 500 litros por segundo; un canal de derivación enterrado, de unos 14 kilómetros de longitud y 800 milímetros de diámetro, que aprovecha parte de la acequia de Vilanova y una balsa situada en el barranco de Val Comuna, con una capacidad de 2,2 hectómetros cúbicos, para lo que se construirá un dique de materiales sueltos cuyo emplazamiento no interrumpe ninguna corriente de agua.

Esta parte del proyecto no tiene ningún impacto negativo en el medio ambiente ya que no afecta a ningún espacio natural protegido y su construcción ha sido consensuada entre las instituciones y agentes sociales de la cuenca del Matarraña.

El plazo de ejecución de estas obras es de 24 meses y las empresas tienen como ficha límite para presentar sus ofertas el 8 de noviembre de este año.

Comentarios