Carta al Director: A Santiago o al poder

César Valero es Vicepresidente lntercomarcal del PAR del Alto Aragón

Una formación política del nacionalismo radical de izquierda y ecologista ha situado, en especial desde Jacetania, a la Consejería de Cultura del Gobierno de Aragón entre sus primeros objetivos de descalificación. Por acción u omisión, por forma o fondo, por poco o mucho, o porque sí, cualquier ocasión les parece adecuada a sus fines partidistas de cobrar protagonismo, ejerciendo su acostumbrado talante de estar en posesión absoluta de la razón y adoptando su habitual postura del no a todo.

Así, como recoge una publicación de ese partido, sus miembros piensan que es una "atrocidad" que se inviertan 2.100 millones en San Juan de la Peña para rehabilitar y poner en valor cultural y turístico la cuna del Reino de Aragón, generando empleo, desarrollo y riqueza en toda la zona. Según ellos, esta iniciativa tan beneficiosa, por el contrario, supone una amenaza para el "hommo pirenaicus" y atacan hasta la instalación de un "PARque infantil". Los entrecomillados son textuales y suficientes. No añado otros comentarios denigrantes contra la Familia Real que incluía su folleto.

Entre sus últimas "oposiciones", se encuentra el Camino de Santiago, manejado como instrumento de otros fines, con particular fijación en el tramo que discurre desde Berdún hasta Navarra. A su juicio, el Gobierno de Aragón ha "trasladado" el trazado del Camino a capricho y se rasgan las vestiduras ante tamaño atentado patrimonial, augurando que los organismos internacionales nos van a dejar sin un duro por ello.

Intencionadamente se preocupan de no citar dos aspectos. Por un lado precisamente esas instituciones, nada menos que la UNESCO, han asumido la protección de la histórica ruta y ningún funcionario o cargo de la administración va a cometer la torpeza de tomar a sabiendas decisiones que las contradigan.

Por otro, ese "traslado" que el Gobierno ha justificado por diversas razones también interesa a más zonas del Camino aragonés, en Canfranc y en Jaca. En ésta última, afecta a un área de expansión y nueva edificación en la ciudad jaquesa, o sea, a un asunto de urbanismo municipal. Curiosamente. el concejal responsable de urbanismo en Jaca es representante de ese mismo partido que arremete contra una acción similar respecto al Camino en otro lugar y que, por lo visto, usa dos varas de medir .

En cualquier caso, todo ello responde a la estrategia de quienes enarbolan su personal visión del Pirineo como territorio siempre agredido y pretenden obtener rentabilidad de ello para sus siglas, alzando la voz contra todo Gobierno, aprovechando su ausencia de compromiso en tareas de gestión, salvo contadas excepciones como la citada con las actitudes ya explicadas.

Por mi parte, pienso que no hay que confundir el Camino de Santiago con el senderismo y opino que ese sentimiento de "aldea gala" de Asterix que tratan infundir a los ciudadanos de las comarcas del Pirineo, contra los romanos de Huesca, Zaragoza, Madrid o Bruselas, supone un perjuicio para el futuro, nuestro futuro. Sin dejar de reclamar las inversiones que necesitamos, lo cierto es que tenemos muchas oportunidades de prosperidad y la ocasión de transformar en positivo aquellas obras que quieren presentarnos como un simple atropello.

Conviene por ello, y con todo el respeto que merezcan, dejar que sigan su marcha las peregrinas ideas de quienes imaginan el Camino de Santiago como hito de su -sin duda más largo y lejano aún- itinerario hacia el poder.

Comentarios