Huesca dedica 3.203 hectáreas a la agricultura ecológica

Además de la producción agraria clásica o habitual, existe otra producción de alimentos vegetales, que se consiguen sin empleo de sustancias químicas de síntesis, respetando el medio ambiente y conservando la fertilidad de la tierra mediante la utilización óptima de recursos.

Se trata de la Agricultura ecológica. Una actividad agraria que busca la obtención de alimentos de calidad. Calidad sanitaria y calidad en el proceso respecto al medio ambiente. Y fruto de ello es la producción de unos alimentos sin residuos químicos que puedan afectar a la salud.

Huesca cuenta con 48 operadores para una superficie de 3.203 hectáreas dedicadas a la agricultura ecológica en toda la provincia. Pero los rendimientos en la producción de este tipo de agricultura son más irregulares que los de la agricultura convencional porque dependen mucho del clima. El clima en el Alto Aragón húmedo y frío, con inviernos largos y abundantes nieves y veranos frescos es apropiado para praderas naturales, pastos y cultivos de cereales de invierno.

De la superficie total dedicada a este tipo de agricultura, entre otras1.059 hectáreas producen cereales y leguminosas, otras 1.292 están dedicadas a pastos, praderas y forrajes; 32 hectáreas producen hortalizas y tubérculos, 97 están dedicadas a frutales, 71 a plantas aromáticas y medicinales y 126 hectáreas a olivar.

Mediante el uso de técnicas conservadoras que mantienen y mejoran el suelo y el ecosistema, la agricultura ecológica consigue obtener alimentos con una gran calidad nutritiva y sensorial respetando el medio ambiente. Estos alimentos son sanos gracias a que la agricultura ecológica utiliza técnicas tradicionales combinadas con las más modernas tecnologías en lo que respecta a la construcción de aperos y en el conocimiento de las plagas.

El principal distintivo de estos productos es su etiquetado y su logotipo pero además su color, sabor o su olor son sus principales diferenciadores con respecto al resto de los productos que no se han producido mediante las técnicas ecológicas. Además la calidad de los alimentos guarda relación con la capacidad de estos para proporcionar determinados nutrientes que favorezcan la salud y eviten la aparición de enfermedades causadas por la ausencia o el exceso de algún elemento.

En relación a la salud, las investigaciones sobre la aportación de los alimentos ecológicos señalan que estos productos contienen en general un equilibrio más adecuado de potasio, calcio, magnesio, hierro y aminoácidos, además de sus características organolépticas y texturales.

La dedicación a este tipo de la agricultura para la producción de los productos ecológicos conlleva la dedicación y experiencia de muchas familias. Por ello, el principal objetivo de este sector es el mantenimientos de una población rural además de la conservación del medio ambiente.

Comentarios