El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, señala que el nuevo sistema de financiación autonómica garantiza mejores servicios públicos.

Montoro ha indicado que el nuevo sistema, aprobado por unanimidad en el Consejo de Política Fiscal y Financiera a finales del pasado mes de julio, "tiene excelentes cualidades" pues con el mismo se garantizan mejores servicios públicos, entre los que destacan la sanidad, la educación y los servicios sociales, y se asegura la igualdad de su prestación en todo el territorio español.

Además, el modelo estimula la iniciativa y la responsabilidad de las Comunidades Autónomas y reconoce sus diferencias, con lo que, en definitiva, se consigue que el Estado español esté mejor vertebrado. "El acuerdo en torno a un sistema de financiación estable significa de hecho, no sólo en la intención, que el Estado español es más autonómico y que las Comunidades Autónomas son más Estado", ha afirmado el ministro.

Cristóbal Montoro, que ha comparecido ante la Comisión de Comunidades Autónomas del Senado para explicar el nuevo sistema de financiación autonómica, ha destacado que éste ha supuesto "un acontecimiento histórico" al lograr la unanimidad para su adopción. El ministro ha señalado que "todas las Comunidades y las principales fuerzas políticas han apoyado el sistema propuesto por el Gobierno porque aprovecha al máximo el margen razonable de descentralización política y administrativa".

El nuevo sistema responde, por otra parte, "a un momento de madurez de la economía española" pues, según Cristóbal Montoro, el crecimiento del PIB por quinto año consecutivo, el aumento del empleo en un 20% desde 1996 y el equilibrio de las finanzas públicas han hecho posible abordar esta decisiva reforma estructural de la financiación autonómica.

Además, en algunos casos, la nueva financiación ayudará a completar el saneamiento de las finanzas autonómicas, porque "en adelante, el equilibrio presupuestario ha de ser el objetivo permanente de todas las Administraciones públicas", ha recordado el ministro.

RECURSOS

Montoro ha informado a la Comisión que, a partir de enero de 2002, las Comunidades Autónomas manejarán más de 8,5 billones de pesetas (en pesetas de 1999), lo que representa más del 40% del total del gasto del sector público. De este punto de partida, conocido como restricción inicial, participan todas las Comunidades, incluso las que no aceptaron el sistema actual, puesto que es la liquidación que les hubiese correspondido en el año 1999 según las reglas del modelo vigente. "El nuevo sistema es, por tanto, ecuánime y equitativo desde su inicio ya que pone a todas las Comunidades en las mismas condiciones de partida", ha afirmado el titular de Hacienda.

Una vez fijada la situación inicial, el sistema determina los recursos que asignará a cada una de las Comunidades en función de aquellas variables que identifican sus necesidades de gasto. Estas últimas quedan definidas por la suma de competencias comunes (incluida la educación), competencias en sanidad y competencias en IMSERSO. Para el bloque de competencias comunes se destinan tres fondos: el general, la renta relativa y un tercero para situaciones excepcionales. Para el de sanidad, se tienen en cuenta tres variables básicas para la prestación de este servicio: población protegida por el Sistema Nacional de Salud, población mayor de 65 años e insularidad. Por último, para los servicios sociales se tiene en cuenta la población mayor de 65 años.

En el reparto de recursos en función de competencias "se respeta el principio de neutralidad, de manera que ninguna comunidad pierde como consecuencia de esta nueva asignación", ha destacado el ministro. Una vez establecidas las necesidades de gasto para cada Comunidad, el sistema determina las fuentes de financiación. Montoro ha recordado que, si respecto a las necesidades de gasto la principal aportación del modelo es la integración de los servicios y la estabilidad, en lo referente a las fuentes de financiación la gran aportación reside en el gran incremento de autonomía financiera y de corresponsabilidad para todas y cada una de las Comunidades.

Las CCAA contarán con tres grandes medios de financiación: los antiguos tributos cedidos, sobre los que aumenta la capacidad normativa, la cesión de nuevos tributos (IVA e II.EE.) y un Fondo de Suficiencia que complemente las necesidades de recursos de cada Comunidad. El sistema se completa con los instrumentos de financiación destinados a sanidad (recursos condicionados y un Fondo Específico de Cohesión y Desplazados) y con el mantenimiento del actual Fondo de Compensación Interterritorial y se complementa con los Fondos Estructurales de la UE.

El ministro ha subrayado una última e importante novedad: el refuerzo de las relaciones entre las Comunidades Autónomas y la Agencia Estatal de la Administración Tributaria. En definitiva, ha concluido Montoro, "las virtudes aportadas por el modelo vigente de financiación nos ha llevado a conseguir un nuevo sistema integrado y más transparente, corresponsable, suficiente, solidario, estable en el tiempo, coordinado y resultado de un profundo diálogo político".

Comentarios