Cartas al director: !Autovía ya y por el Prepirineo¡

Carlos Iglesias, alcalde de Sabiñánigo

Durante los dos meses en los que se han podido presentar alegaciones al trazado de la Autovía Huesca-Sabiñánigo-Jaca-Pamplona, he estado atento, leyendo y escuchando las muchas opiniones que sobre este asunto se han vertido, mordiéndome la lengua en algunos casos, pues tomé la firme decisión de no manifestarme hasta concluido ese periodo. Una vez finalizado, veo con satisfacción que una gran mayoría de las opiniones y alegaciones presentadas, incluidas las de los Gobiernos de Aragón y Navarra, mantienen como base el trazado propuesto por el Ministerio y sólo planteamos ( el Ayuntamiento de Sabiñánigo también ha presentado sus alegaciones), modificaciones parciales con objeto de mejorar desde un punto de vista medio ambiental, de seguridad viaria, comunicaciones con núcleos etc, el recorrido previsto, pero respetando siempre el ?trazo grueso? del mismo.

Entre los discrepantes, se encuentran otras Corporaciones Municipales cuya opinión respeto y entiendo y no tengo nada que decir, salvo exponer una vez más la racionalidad del proyecto presentado en base a las múltiples argumentaciones que en él se exponen tanto económicas como medio ambientales y sociales y a las que desde hace más de cinco años se vienen reiterando por parte de todos los agentes políticos, sociales y económicos de Aragón y Navarra y que por sabidos no voy a repetir.

Pero lo que de verdad me ha sorprendido y es ese el motivo de mi escrito, es la opinión que quiere aparecer como ?científica e imparcial? de una Fundación de pretendido carácter ecologista. Para esta asociación ecológica y de ¿desarrollo? de Zaragoza, el trazado de la Autovía atenta contra todo animal, vegetal y bicho viviente que se cruza en su camino y además y esto es lo más grave, considera innecesaria su construcción. El carácter mesiánico que demasiadas veces impregna algunas opiniones que se vierten sobre el Pirineo, aflora nuevamente y otra vez pretenden salvarnos de no sé cuantos males que nos acecharían si consentimos que esa infraestructura se construya por nuestro territorio. En el fondo subyace un sentimiento de superioridad de los ?urbanitas? sobre los pobres e ignorantes habitantes de los pueblos que cegados por un hipotético desarrollo nos dejamos engatusar por cualquiera, cuando son ellos, los sabios de la capital (cualquier capital), los que de verdad quieren el Pirineo y saben como tratarlo. Yo pienso que la mayoría desean convertirlo en un jardín para el fin de semana y para eso con unos pocos jardineros que lo habitemos y cuidemos es suficiente.

Con esa mentalidad se atreven a opinar sobre lo que puede o no propiciar el desarrollo de nuestra zona, por encima de las manifestaciones de los que aquí habitamos, pero no sólo desde el punto de vista medio ambiental que eso lo entendería y en algun concepto compartiría, sino que llegan a poner en entredicho incluso la bondad de la autovía para el desarrollo de la industria en Sabiñánigo, cuando uno de los principales problemas y conflictos laborales que hemos padecido últimamente en nuestro sector industrial vino motivado precisamente por la falta de comunicaciones de nuestra ciudad. Y más recientemente una importante oportunidad industrial no pudo concretarse pues necesitaban para el transporte de sus materiales, estar a pie de autovía. Pero claro eso ni les interesa ni lo quieren conocer, sino que con salvar un hipotético enebro y una gayuba (así lo expresan en sus alegaciones) que existen en el camino de la autovía, tienen suficiente.

Decir, que lo dicen, que en 1918 sin autovía se instaló la industria en Sabiñánigo , y que en los 80 con mejores comunicaciones se desmanteló parte de ella, indica que no hacen falta comunicaciones para el desarrollo industrial, es de tal simpleza y estulticia y demuestra tal desconocimiento de la historia de nuestra ciudad que sólo con ese argumento se descalifica el resto de las alegaciones.

¿Que opinión merecería en Zaragoza si desde el Pirineo se cuestionara si su Plan General de Urbanismo recientemente aprobado o el famoso cuarto o quinto, que ya no sé por cual van, cinturón es o no bueno para el desarrollo de la ciudad? Por cierto que seguro que esos cinturones también afectarán, digo yo, a algún enebro, gayuba u otra especie capitalina. ¿O es que sólo es conservable lo que hay desde el puente del Isuela en Huesca hacia el Pirineo?

Agradecemos de verdad, ese interés en salvarnos y protegernos, respetamos todas las opiniones pero creo que como finalmente parece que va a ocurrir, debe prevalecer el rigor, sentido común, la defensa de los habitantes del territorio, y el respeto a la opinión de los representantes legítimos de los ciudadanos. En este caso la de los Ayuntamientos de Pamplona, Jaca, Sabiñánigo y Huesca, Diputación Provincial de Huesca, así como los Gobiernos de Navarra y Aragón, todos ellas coincidentes y reiteradas en distintas legislaturas, con diferentes signos políticos en sus órganos de gobierno, asi como la opinión de las Organizaciones Empresariales y Cámaras de Comercio de ambas Comunidades Autónomas. Todos hemos manifestado desde hace más de seis años, con rotundidad y argumentos de toda índole, basados en criterios de progreso y desarrollo de verdad, la NECESIDAD INELUDIBLE de construir esa infraestructura (¡Qué atrevimiento decir que no hace falta¡) y por el trazado que finalmente se ha aprobado.

¡Autovía ya y por el Prepirineo¡ ¡Y dejar que nos salvemos o condenemos solos¡

Comentarios