Cartas al director: Despedida de Don Javier

Javier Osés

Queridos hermanos y hermanas de la Diócesis de Huesca::

Ha llegado la hora de mi despedida como Obispo vuestro.

Llegué a Huesca hace 31 años, consciente de que era Dios quien me enviaba y quien me iba a acompañar durante el servicio pastoral en esta Diócesis. Vine con ilusión y fiándome plenamente de Dios. Ahora llega el momento de deciros adiós y lo hago también confiado en Él quien mejor que nadie orientará mi futuro.

Juan Pablo II ha aceptado mi renuncia. Agradezco al Santo Padre su prontitud en esta aceptación, pues no me es posible continuar el ejercicio del ministerio como vosotros merecéis. Quiero reconocer el interés y el esfuerzo admirable que habéis mostrado todos vosotros en proseguir el trabajo de la Diócesis.

Merece una especial mención el Vicario General D. Agustín Catón, con quien he mantenido contactos continuados, que me han tenido al día, para poder tomar las decisiones oportunas.

Agradezco igualmente el interés del Santo Padre mostrado al nombrar como Administrador Apostólico a D. Juan José Omella. Es un obispo bien conocido y querido por muchos de nosotros, con él la diócesis podrá seguir su ritmo pastoral.

¿ Cuál va a ser mi futuro a partir de ahora ?

-No me desvinculo de ninguna manera de la Diócesis de Huesca, aunque deje de ser el Pastor que la gobierna.

-Seguiré sintiéndome muy unido a la Iglesia de Huesca, para la que tendrán siempre prioridad mi recuerdo y mi oración.

-Mi mayor alegría en el futuro será la de saber que la Diócesis es una comunidad viva en la que todos vosotros trabajáis unidos al nuevo Pastor.

-Finalmente contad conmigo, porque nuestra buena amistad puede y debe perseverar .

Unidos para siempre en la oración, os envía un saludo de despedida especial el que hasta ahora ha sido vuestro Obispo.

Comentarios