Balance positivo de la Marcha Azul a Bruselas

En autobús, por tren, vía aérea, con coche propio,... son las fórmulas que aragoneses y catalanes utilizan para llegar hasta Bruselas con la intención de mostrar ante la Unión Europea su rechazo al trasvase del Ebro. Grupos de ecologistas franceses y alemanes también han mostrado su interés en participar en la manifestación. Que puede ser la mayor concentración que haya vivido esta ciudad belga.

El portavoz de la Asociación Río Aragón, Guillermo Lacasta, no ha dudado en hacer una calificación positiva de la Marcha que ?desde tierras minoritarias en cuanto a población, como son el Pirineo y la zona del Delta del Ebro, se ha conseguido unir a grandes colectivos y partidos políticos, y se ha sacado adelante esta movilización que tenido una gran repercusión?. Una masiva presencia de ciudadanos, no sólo en Bruselas, sino también en Huesca, Zaragoza y Teruel, será esencial para parar el Plan Hidrológico Nacional.

El coste del viaje es más elevado que en el caso de la manifestación de Madrid. En autobús, los precios oscilan para el público entre las cinco mil y las veinte mil, con una duración del viaje de diecisiete horas. En el caso del avión, los precios pueden ir desde las treinta mil hasta las cincuenta mil. Son muchos los partidos políticos, ayuntamientos, asociaciones,... que están organizando viajes a Bruselas: Plataforma en Defensa del Ebro, CHA, PAR, PSOE, CCOO, UGT, Ayuntamiento de Sabiñánigo, Artieda, Santaliestra, Biscarrués, Asociación Río Aragón,... son algunos ejemplos.

Entre los postulados que se defienden con estas movilizaciones se encuentra el de bloquear los fondos europeos de los proyectos más impactantes que impone el PHN. También fomentar la participación ciudadana y la educación por la Nueva Cultura del Agua en Europa. E, igualmente, desarrollar en toda su profundidad la Directiva Marco de Aguas de la Unión Europea.

La Plataforma en Defensa del Ebro en Huesca está compuesta por UGT, CCOO, CHA, IU, Asociación Río Aragón, ACUDE, Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, COAGRET y Ecologistas en Acción.

Comentarios