Cartas al director: Rehabilitar viviendas

Jesús Pérez Navasa, Coordinador Intercomarcal de IU en el Altoaragón

En fechas recientes, el Gobierno de Aragón publicó un nuevo Decreto por el que se regulan las ayudas para la rehabilitación de edificios afectados por lesiones estructurales. El nuevo texto, muy esperado, tiene diferencias sustanciales con las ayudas que hasta la fecha se destinaban para la rehabilitación por parte de la DGA. En cualquier caso no debemos creer que estas ayudas sustituyen al Convenio del ARI firmado en su día entre el Ayuntamiento de Huesca, la DGA y el Ministerio de Fomento. No es un decreto específico para ayudas a la rehabilitación de viviendas en el Casco Histórico de Huesca. El objeto de este decreto es ?establecer las ayudas en materia de reparación estructural de edificios, destinados de forma habitual y permanente a residencia humana?, así como la ?realización de obras que, afectando a la configuración del edificio, tengan por finalidad la supresión de barreras arquitectónicas?.

El pasado mes de julio, IU realizó unas jornadas sobre rehabilitación de viviendas en las que participó, además de representantes ciudadanos y técnicos especialistas, el Director Gerente del ISVA, al que se demandó que la DGA realizase políticas activas de rehabilitación de viviendas ya que Huesca sufría, y sufre, de manera considerable el abandono de su patrimonio residencial. Entre las indicaciones que se formularon en el transcurso de dichas jornadas, cabrían destacar los siguientes aspectos: facilitar la participación vecinal en los proyectos de rehabilitación de vivienda, bien a través de las asociaciones de vecinos o a través de cualquier otra forma de estructura vecinal, que las ayudas tuviesen un marcado carácter social, beneficiando en cualquier lugar a los residentes de dichos edificios, y que las partidas económicas que se destinasen a tal efecto fuesen suficientes.

Desde IU entendemos que el Decreto publicado por la DGA cumple, en lineas generales, con las conclusiones que desde el marco de las Jornadas se sacaron, y por ello estamos moderadamente satisfechos. Sin embargo quedan algunos flecos que se tienen que resolver en los próximos meses, antes de la aprobación de los presupuestos de la DGA para el próximo año. En concreto me refiero a la financiación. Un decreto de estas características debe tener un acompañamiento económico suficiente ya que si la partida presupuestaria que lo acompañe es cicatera lo plasmado en el Decreto quedará en agua de borrajas, es decir, no se lograrán los objetivos deseados.

Ya en el transcurso de las jornadas, el portavoz del grupo parlamentario de IU en las Cortes de Aragón, Jesús Lacasa, anunció que estaría muy vigilante del borrador presupuestario y que sería muy combativo con este asunto, hasta el punto de ser uno de los objetivos políticos que IU se marcaba para el próximo presupuesto y que en función del dinero aportado a las políticas de rehabilitación, la postura de IU en el debate presupuestario tendría una postura u otra.

La rehabilitación de viviendas tiene un claro componente social y ecológico ya que, de manera general, resuelve los problemas en materia de viviendas de las clases menos favorecidas (personas mayores con pocos recursos, trabajadores y trabajadoras con sueldos ajustados, etc.), así como que recupera la ciudad consolidada, evitando un despilfarro del espacio, nuevas urbanizaciones, y un ahorro en gasto corriente a los ayuntamientos.

Es decir, una ciudad sostenible. Uno de los pilares de la política urbanística de IU es la rehabilitación y recuperación de las zonas históricas y para ello es necesaria una doble actuación: la legislativa que ya la tenemos, y la financiera. Para ello hay que estar pendiente de la actuación del Gobierno de Aragón, ya que sin dinero no se conseguirán los objetivos, y que a nadie le quepa la menor duda que desde IU el voto del próximo presupuesto de la DGA pasará, entre otras cosas, por el dinero que se destine a rehabilitación.

Comentarios