Reciclar está de moda.

Alguna vez se habrán preguntado qué futuro tiene el papel y el vidrio que depositamos en los contenedores azules y verdes. Sólo el año pasado se recuperaron en Aragón 13.000 toneladas de los envases de cristal que se desecharon. Además, tanto los residuos de papel como los de vidrio se reciclan enteramente en la comunidad autónoma. Cuando usted deposita en un contenedor especial un montón de periódicos o unas botellas de cristal está contribuyendo a la primera fase del sistema de reciclaje de residuos urbanos. Cada vez el papel del ciudadano es más importante, como ha señalado el Jefe del Servicio de Protección Ambiental del Gobierno de Aragón, Daniel Marcuello.

De todas las basuras que se desechan, hoy se contabiliza un kilo de residuos por persona al día, el 20 por ciento es papel, otro 20 por ciento es vidrio y el resto materia orgánica y otros materiales. En estos momentos, se recupera el 33 por ciento de los residuos de cristal que se desecha, aunque según las previsiones del Gobierno de Aragón se llegará a reciclar el 50 por ciento. En estos momentos, la provincia de Huesca es pionera en Aragón del nuevo plan de residuos sólidos urbanos.

En la comunidad autónoma hay una empresa vidriera sólida que se encarga de seleccionar por colores el vidrio que se recoge, de triturarlo y de convertirlo en calcín, una especie de chatarra de vidrio con la que se fabrica cristal nuevo. En el caso del papel, el proceso de reciclaje está resultando más lento. Hoy se recupera el 10 por ciento de lo que se deposita en el contenedor azul, con el que se fabrica pasta de papel. En este caso, el destino es papel marrón de embalar y cartonajes, siendo menor la cantidad que se emplea en la fabricación de nuevo papel blanco.

Comentarios