Huesca despide sus fiestas con deporte,ofrenda al Santo y traca

La fiesta de la Asunción hace que se incremente el número de visitantes que participan en las últimas horas en el San Lorenzo. Y mientras tanto, la ciudad realiza ya los últimos preparativos para los actos finales de la fiesta.

Entre ellos, la ofrenda de flores y frutos destaca sobre los demás, debido a la afluencia de ciudadanos que, ataviados con el traje regional, llevan sus cestas y presentes al patrón en un desfile que recorre todo el Coso hasta la basílica de San Lorenzo.

Allí, por tercer año, se colocará la parrilla metálica donde se sitúan los ramos y centros de flores, mientras que las frutas se reservan para repartirlas por los centros asistenciales de la ciudad. Son centenares los oscenses que muestran el traje regional en toda su riqueza, abarcando los distintos territorios de la provincia, los oficios y los usos sociales de antaño. A ellos se unen distintas agrupaciones de danzantes de la provincia, y por supuesto, los oscenses en su última actuación del año. También participan representaciones de otros puntos del país y del mundo, como de los distintos colectivos de andaluces que viven en Huesca, la colonia de ecuatorianos, o los grupos folklóricos intenacionales que a lo largo de este San Lorenzo han recorrido la ciudad.

Y poco más tarde se celebra uno de los actos más emotivos de las fiestas: la despedida al santo. Pocos minutos antes de que finalice la jornada del 15 de agosto, centenares de peñistas se dan cita en la plaza de San Lorenzo y con su pañoleta en la mano despiden al Patrón que en su peana se introduce en la basílica hasta el año que viene.

Los actos llegan a su culmen con la traca fin de fiestas que se celebra en la plaza de Navarra y que cerrarán un San Lorenzo, que, a expensas de apurar los últimos momentos, se desarrollan en un gran ambiente de tranquilidad.

Comentarios