Más de 10.000 aragonesas han participado durante los primeros cinco meses del año en el Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama

En los primeros cinco meses de este año, más de 10.000 mujeres de toda la comunidad (10.612) participaron en el Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama. El número de citaciones efectuadas durante ese periodo fue de casi 15.000 (14.926), lo que significa una tasa media de participación ligeramente superior al 71%.

El número de pruebas adicionales solicitadas fueron 671 y se derivaron a centros hospitalarios para la práctica de pruebas diagnósticas 81 mujeres. El cáncer de mama es el más frecuente en la mujer, ya que constituye el 22% de los tumores. Los factores de riesgo que actualmente se relacionan con esta enfermedad (genéticos, endocrinológicos, reproductivos, dietéticos?) o sólo explican una pequeña parte de los casos, o no son todavía bien conocidos o no son modificables, como el sexo y la edad. Todo ello hace que, por ahora, las posibilidades de actuación al nivel de prevención primaria sean escasas.

El Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama consiste en la citación bienal de todas las mujeres de 50 a 65 años para efectuar una mamografía bilateral en doble proyección (4 radiografías por mujer). Las pruebas se hacen en unidades fijas o móviles por técnicos especialistas en radiodiagnóstico, y son interpretadas por médicos radiólogos. El programa tiene un planteamiento progresivo: se cita a las mujeres residentes en una zona de salud hasta completarla y se pasa a otra. Antes de iniciar el cribado en una zona se contacta con el Equipo de Atención Primaria, el Consejo de Salud, los ayuntamientos, y las entidades y asociaciones comunitarias. Las unidades móviles recorren las zonas de salud de las provincias de Huesca y de Teruel para facilitar el acceso de las mujeres al programa.

Primero se envía una carta a cada mujer para presentarle el programa y recordarle que será citada. Después, se recibe una nueva comunicación con la indicación del día, el lugar y la hora para efectuar las mamografías, así como un folleto informativo que explica la gratuidad y sencillez de la prueba. Además, se indica un número de teléfono para obtener más información (si lo desea) y (en su caso) solicitar cambios en la fecha y hora asignado para la cita.

La unidad móvil se traslada al municipio cabecera de cada zona de salud, donde queda instalada mientras dura el cribado de la zona. Las mujeres que acuden a estas unidades aguardan en una sala de espera hasta que son llamadas para hacerse las mamografías y abrir una historia que recogerá los antecedentes personales y familiares de interés. Posteriormente, deberán aguardar unos minutos en la sala de espera (mientras se procede al revelado de la placa y se verifica que es correcta para su interpretación) hasta que se les indique que pueden marcharse. Las mujeres que no acudan a la primera cita volverán a ser citadas unos días después.

Ya sea tras la mamografía de cribado o tras las pruebas de imagen adicionales, si existe una sospecha de cáncer de mama se procede a la citación de la mujer en la Unidad de Mama o en el servicio previamente decidido para cada hospital, con objeto de llevar a cabo la confirmación del diagnóstico. Esta cita es solicitada por la coordinadora provincial del programa al servicio de admisión del hospital del que se trate, y le será comunicada a la mujer por carta y telefónicamente. Finalizado el proceso de diagnóstico, si se descarta cáncer, la mujer retorna de nuevo al programa para la continuación del seguimiento. Si se diagnostica cáncer de mama se procede al tratamiento, de acuerdo al protocolo establecido.

Comentarios