Más de 11.000 personas asistieron a alguno de los actos programados por el Festival del Camino de Santiago

Los dos conciertos de más éxito, por capacidad, fueron los que se celebraron en la catedral de Jaca

El Festival del Camino de Santiago ha recibido durante su décima edición la visita de más de 11.000 personas. En esta ocasión, el programa del certamen incluía además de los conciertos, un acto que se denominó Palabras de Juglar, un mercado medieval en la localidad de Jaca y unas jornadas gastronómicas.

Todas las actuaciones musicales que se desarrollaron por diversos lugares por los que transcurre la ruta jacobea en Aragón tuvieron una gran acogida por parte del público. Los de más éxito, lógicamente por tener una mayor capacidad el recinto, fueron los que se celebraron en la catedral de Jaca. Más de 500 personas se acercaron para disfrutar del concierto de música barroca flamenca ofrecida por la formación belga Currende Consort & Concerto y un número bastante similar escuchó con agrado el repertorio de la Ensemble Gilles Binchois. La cifra total de espectadores ha superado los 4.000. Hay que tener en cuenta que el Festival del Camino de Santiago se dirige a un público bastante específico, con una programación especializada en música antigua. A pesar de todo, todos los templos religiosos se llenaron durante las actuaciones. Además, existen muchos incondicionales del festival que no dudan en asistir a todos los conciertos.

En esta edición es necesario destacar una de las actividades que se han realizado por primera vez en el certamen. Palabras de juglar, un encuentro de narradores que se desarrolló en las plazas de Villanúa, Artieda, Canfranc y Santa Cruz de la Serós se saldó con un gran éxito. Más de 1.200 personas pudieron disfrutar con las historias contadas por Mariano Martínez, José Manuel Garzón y Paula Carvalleira. Estos tres profesionales lograron trasladar al público hasta la Edad Media, donde los famosos juglares entretenían con sus relatos a toda la población.

Por el mercado medieval de Jaca se han acercado miles de curiosos. En él se han realizado demostraciones de todos los oficios; ha habido trucos de magia, pequeñas representaciones de títeres y una alfombra mágica para entretener a los más pequeños. Tampoco ha faltado la música y todo tipo de detalles para ambientar la época.

Además, el Festival del Camino de Santiago ha contado este año con otro aliciente: unas jornadas gastronómicas. Varios restaurantes ubicados en la ruta jacobea han incluido en sus cartas unos asequibles menús con productos típicos de la zona.

Comentarios