La Fundación Ecología y Desarrollo cuestiona el plan de la Autovía Huesca-Pamplona.

La Fundación Ecología y Desarrollo (FED) se opone a la construcción de la autovía Huesca-Pamplona, tal como se diseña en el estudio informativo del Ministerio de Fomento, cuyo período de información pública terminó la semana pasada, tanto porque el tráfico actual y futuro no la hacen necesaria, como por el gran impacto ambiental que ocasionaría al atravesar el Prepirineo. A cambio, la FED propone convertir en vía rápida la actual carretera N-240 entre Jaca y el límite con Navarra, duplicar la calzada de la N-330 entre Jaca y Sabiñánigo, y completar las actuaciones pendientes en todo el trazado de esta vía al norte de Nueno. Finalmente, la FED plantea que debe estudiarse la posibilidad de construir una nueva carretera Huesca-Pamplona por el sur de Ayerbe y el norte de las Cinco Villas, así como su conexión con Tudela a través de Ejea de los Caballeros. Esta carretera debería diseñarse de forma que si el volumen de tráfico lo justificase en el futuro, pudiera convertirse en autovía.

Alega la Fundación que en ningún punto del recorrido de la pretendida autovía se alcanzan los 7000 vehículos de intensidad media diaria (IMD), a partir de la cual debe estudiarse la posibilidad de construir una autovía. En la canal de Berdún, la IMD escasamente supera los mil vehículos, es decir, una cifra siete veces inferior; en el tramo Huesca-Jaca, en el que al tráfico hacia Navarra se suma el de la N-330 (Zaragoza-Francia), la IMD no alcanza los 4000 vehículos; tan solo entre Sabiñánigo y Jaca, donde al anterior se une un importante tráfico local y el que aporta la N-260 (eje subpirenaico), se alcanzan niveles próximos a 7000.

Por todo ello la FED se opone a que el tramo Huesca-Pamplona tenga la misma consideración que en el Lérida-Huesca, en el que las cifras de tráfico justifican la construcción de la autovía. No obstante, para atender las necesidades que plantea el turismo, reconoce en sus alegaciones la necesidad de mejorar sustancialmente la carretera que une Navarra con Jaca, mejora compatible con el mantenimiento de los usos agropecuarios del valle del Aragón que defiende la UAGA, y de desdoblar la N-330 entre dicha población y Sabiñánigo.

En el documento de alegaciones presentado ante el Ministerio de Fomento, la Fundación Ecología y Desarrollo señala que la construcción de una autovía entre Huesca y Pamplona tendría un gravísimo impacto ambiental, sobre todo al atravesar el Prepirineo por el cañón del río Isuela.

En el puerto de Monrepós el impacto sería también muy importante, dada la estructura geológica de esta sierra, La cara norte sería la más afectada y, para probarlo, la FED recuerda las cicatrices que ocasionó la construcción de la actual variante y las que dejó el gasoducto Zaragoza-Serrablo, visibles más de veinte años después de su construcción, a pesar de que se trata de que discurre bajo tierra.

En apoyo de sus tesis, la Fundación enumera las especies vegetales y animales que se dan en esta zona, señalando que el mencionado cañón está afectado por la zona de especial protección para las aves (ZEPA)

La Fundación pone en duda en sus alegaciones que la simple construcción de una autovía entre Lérida y Pamplona, pasando por Huesca, vaya a suponer un verdadero factor de desarrollo para Sabiñánigo, Jaca y Huesca. Para ello recuerda cómo cuando el puerto de Monrepós tenía un trazado muy difícil, había más empresas funcionando en Sabiñánigo y que empleaban a mayor número de trabajadores que en la actualidad, que cuenta con una carretera moderna. Tras señalar que el turismo constituye hoy la principal actividad económica de la Jacetania y el Alto Gállego, afirma que la actual carretera N-330 mejorada y el ferrocarril modernizado ofrecerán una capacidad de transporte más que suficiente para atender la demanda actual y futura.

Además, apunta la FED que los motivos que llevan al turista a acudir al Pirineo son la búsqueda de un paisaje hermoso, de una naturaleza bien conservada y de un modo de vida más tranquilo que el de las ciudades, por lo que no le importa ir disminuyendo el ritmo de su viaje conforme se acerca a su objetivo; la construcción de la autovía no favorecería, precisamente, ninguno de estos elementos.

En apoyo de sus tesis la Fundación Ecología y Desarrollo esgrime tanto los acuerdos unánimes de las Cortes de Aragón y el Congreso de los Diputados, en los que se señala que el E-07 debe ser un eje bimodal carretera-ferrocarril en su tramo pirenaico, como las tendencias de la política europea de transportes. Por ello recuerda que Suiza y Austria han adoptado severas restricciones al tráfico rodado, y que Francia e Italia las están considerando tras los accidentes de los túneles de Mont-Blanc y Tauern. Cita también a la comisaria europea de Transportes, Loyola de Palacio, quien ha afirmado que la política común de transportes ?trata de invertir las tendencias de forma duradera y de poner fin al desequilibrio constante en favor de la carretera"; de ahí su apoyo decidido a la reactivación del ferrocarril de Canfranc y al estudio de una futura travesía ferroviaria central de los Pirineos.

No obstante, la FED incluye en sus alegaciones la petición de que, para mejorar la relación Huesca-Pamplona, se estudie la posibilidad de construir una nueva carretera por Ayerbe y el norte de Ejea de los Caballeros, de forma que si en el futuro fuese necesario pudiera convertirse en autovía. Este trazado tendría mucho menor impacto ambiental al discurrir por el somontano prepirenaico (igual que el tramo Barbastro-Huesca), sería más barato y serviría, además, para mejorar las comunicaciones de la comarca de las Cinco Villas, que actualmente carece de vías de gran capacidad.

Comentarios