Cartas al director: Odisea por el Biceberg

Juan Pardo Timoneda

A continuación paso a describirle pormenorizadamente los acontecimientos que me llevan a trasladar a su medio mi mas profundo descontento con la gestión de un servicio que entiendo municipal y al ciudadano.

Soy profesor, con familia en Huesca, y en la actualidad me encuentro localizando domicilio en Huesca para desarrollar mi trabajo en el próximo periodo lectivo. Soy usuario habitual de la bicicleta y mis familiares me comunican que junto al domicilio previsto existe un aparcamiento para bicicletas ?biceberg? que es municipal y que posiblemente su utilización me posibilitaría poder traerme la bicicleta y continuar utilizando este medio de transporte como vengo haciendo desde hace años.

Me dirijo a la instalación y en ella el avanzado estado de deterioro de las señalizaciones me impide determinar a donde me puedo dirigir para contratar su servicio. Habida cuenta que me habían contado que esa instalación es de carácter municipal, me dirijo al Ayuntamiento para que me faciliten información para su utilización. La única respuesta recibida es que me dirija a la Policía Municipal y me dan su número de teléfono. Puesto en contacto con la Policía, no obtengo respuesta alguna que me aclare donde puedo dirigirme y me dicen que eso lo lleva una empresa. Después de indagar con amistades y familiares, estos me orientan hacia la oficina municipal de la CAI en Huesca donde en ocasiones han visto publicidad del aparcamiento. Una vez allí recojo un tríptico y me indican que no es allí donde se solicita sino que la gestión la lleva la Urbana 3 de la CAI y que para poder utilizar el aparcamiento sólo es necesario presentar mi DNI. Personado en esa oficina, solicito información y que me habiliten para utilizarlo. La respuesta ha sido:

-No, imposible, si bien es allí donde se solicita.

-Que allí no disponen de información ni ningún documento para cumplimentar (ni siquiera del tríptico que me dieron en la oficina municipal)

-Que tienen una maquinaria para hacerlas pero que no funciona y que tampoco saben manejarla pues por lo visto sólo han dado una tarjeta de uso en los últimos seis meses y que quien sabe algo de esto es el inventor y en estos momentos no está. No obstante me indican que me ponga en contacto más tarde con el inventor o que llame a la empresa que hace las tarjetas y de la cual no saben indicarme referencia.

No obstante el tríptico y bajo el anagrama de la CAI aparece el nombre SISTEMAS, sl. Y un número de teléfono, fax e internet. Llevo toda la tarde intentando contactar copn la citada empresa y nadie me contesta.

Como comprenderá, el ánimo inicial que tenía cuando se me advirtió que en esta ciudad se estaba promoviendo la utilización de la bicicleta lo he perdido en dos días además de exasperarme los nervios y el consiguiente ?cabreo?. Ahora me explico que me dijeran en la CAI que en seis meses (o así) sólo se había dado una tarjeta y poco a poco conversando con la ciudadanía he advertido que el citado aparcamiento y la promoción del uso de la bicicleta es sólo imagen.

Es por ello que denuncio los hechos acaecidos, denuncio la falsedad de la imagen que se nos quiere vender por administraciones y entidades, y les invito a que comprueben la veracidad de todo lo anteriormente descrito que no hace más que dañar la imagen de la bicicleta y deteriorar el esfuerzo que venimos desarrollando los que como yo apostamos por este medio de transporte en la ciudad.

Comentarios