El control del incendio en la Sierra de Loarre ya se vislumbra.

Existen varios focos en el entorno de Linás de Marcuello que presentan una longitud aproximada de 250 metros. Como medida para frenar el avance de este frente se solicita la roturación de la tierra de labor del entorno de este núcleo rural, ya que son los rastrojos de los campos, que se hallan enclavados en el monte, el factor que reactiva las llamas.

En el frente que se sitúa en dirección a Loarre hay una ladera ardiendo, en las inmediaciones de la ermita de Santa Marina, lugar sobre el que se han centrado los medios aéreos.

Linás de Marcuello no ha sido finalmente desalojado, aunque sí ha sido evacuada una persona que presentaba problemas respiratorios.

La superficie afectada podría situarse, según apunta el Gobierno de Aragón, en unas cuatro mil-cuatro mil doscientas hectáreas. Medios terrestres permanecen en la zona para la extinción total del fuego mientras los medios aéreos continúan en guardia por si es necesaria su intervención este sábado.

En cuanto a daños ecológicos, se citan las vertientes sur, en las que en cinco o seis años podría recuperarse la masa vegetal. En las zonas orientadas hacia el norte, en dos años se podrá repoblar el terreno de pino silvestre.

Respecto a la fauna, se ha de esperar a que quede completamente extinguido el incendio de cara a poder valorar los daños en la colonia de buitres, y en la población de jabalíes, ardillas,... y otras especies.

CONTROLADO EL INCENDIO DE BERNUÉS

Se han controlado los dos focos que a primera hora de la tarde permanecían activos. En la zona mantienen la guardia varios retenes por si fuera necesario actuar este sábado. Han ardido más de trescientas hectáreas.

Comentarios