Los documentos del oro de Canfranc siguen aportando nuevos datos

Javier Callizo, consejero de cultura del Gobierno de Aragón ha solicitado a técnicos de su departamento que realicen un informe para ?depurar responsabilidades? sobre los documentos encontrados por el vecino Jonathan Dies en los que se demuestra el tráfico de oro, joyas y divisas entre Suiza y Portugal a través de Canfranc durante la Guerra Mundial.

Los técnicos de la DGA han estado en Canfranc y ya se conoce que la propiedad de los documentos debería ser del Estado ya que la Estación de Ferrocarril es propiedad del Ministerio de Fomento. Por tanto la DGA no tiene, en principio competencia.

Dies, vecino de Olorón que encontró un millar de hojas de papel abandonadas en las vías cercanas ha indicado que las tiene guardadas en una caja fuerte a la espera de acontecimientos. Todo apunta a que los documentos fueron arrojados a las vías hace unos meses con motivo de vaciar algunas salas de la estación con motivo del rodaje de un anuncio de Televisión

Los documentos demuestran el tránsito de relojes y joyas presuntamente requisados a los judíos que murieron en los campos de concentración.

El asunto que se encuentra ya en varios medios de comunicación de España, Francia, Suiza y Portugal ya ha despertado gran interés en algunos historiadores, organizaciones judías, Gobierno de Aragón y otros colectivos.

?ERAN LINGOTES DE CINCO KILOS"

Los vecinos más ancianos de Canfranc recuerdan perfectamente el tránsito de mercancías, y especialmente, de lingotes de oro por la localidad durante la II Guerra Mundial.

Julio Ara, presidente del consejo de Ancianos de Canfranc ha explicado a Radio Huesca Digital que este asunto se recuerda perfectamente en el Pueblo ya que fueron muchos los vecinos que trabajaban en el transporte de las cajas desde los trenes a los camiones. ?Se custodiaban las cajas por la Guardia Civil y eso provocó que se empezase a saber que contenía algo importante?. Ara ha indicado que él no trabajó, ?pero que lo veía cada día?, incluso ?ha dicho- hubo una temporada que eran muchos los curiosos que se acercaban a tocar los lingotes de oro.

Daniel Sánchez, de 87 años, fue uno de los vecinos que trabajó durante la guerra en la antigua estación de ferrocarril, descargando el oro bajo la vigilancia de la Guardia Civil. "Eran lingotes de cinco kilos y había cuatro o cinco por cada caja de madera, que teníamos que llegar hasta la aduana española por el túnel que pasa bajo las vías",. La esposa de Daniel, Victoria, que trabajaba entonces en el hotel Marraco, donde se alojaban algunos chóferes suizos, reconoce que ella misma vio y tocó algunos lingotes

Los documentos

De acuerdo con el autor del hallazgo, el ciudadano francés Jonathan Días, los documentos testimonian un tipo de tráfico practicado entonces con regularidad. Alemania compraba a Suiza francos para adquirir en Portugal wolframio destinado a acorazar sus carros de combate y Suiza recuperaba luego sus propias divisas vendiendo el oro alemán.

Según los historiadores, entre 1941 y 1944, Suiza vendió 110 toneladas de oro a Portugal para comprar géneros alimenticios que no podía adquirir en Francia o Italia y recuperar sus divisas. Días afirma haber encontrado en un tramo de vía férrea cubierto de vegetación varias pilas de papeles que alguien había arrojado allí después de que se vaciara la estación de Canfranc por las necesidades del rodaje de un anuncio publicitario sobre la Lotería de Navidad, según informó ayer el diario ginebrino Le Temps.

Días examinó con detenimiento los documentos encontrados y leyó en uno de ellos, con fecha de 24 de abril de 1943, en el que se indicaba la procedencia de Suiza-Francia, "en tránsito, dos vagones de 3,6 toneladas de lingotes de oro".

En total recogió, un millar de hojas de papel, con las que ha podido reconstruir el paso de 44 cargamentos de oro, cien toneladas, la mayor parte, en 1943, y todos con destino a Portugal. En declaraciones a Efe , Días afirmó que ha guardado los documentos en una caja fuerte y que algunas organizaciones judías están interesadas en ellos.

El diario ginebrino publicó una foto de uno de esos documentos, que lleva el membrete de la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España (División Comercial), está fechado el 24 de septiembre de 1941 y viene firmado por el jefe del servicio comercial.

Comentarios