Juicio a un ecologista que se manifestaba contra el embalse de Yesa.

El próximo viernes, 27 de julio, será juzgado en la localidad Navarra de Aoiz, Chesús Ferrer, miembro de Ecologistas en Acción de Huesca, tras ser detenido el 18 de mayo, durante la colocación de la primera piedra del proyecto del Recrecimiento de Yesa. Tanto los hechos ocurridos durante la detención, como el anuncio de la realización del juicio, son para Asociación Río Aragón y Ecologistas en Acción, una traba más que desde los aparatos políticos y judiciales se está poniendo a los diferentes colectivos que vienen, con la razón, la acción pacífica y el diálogo, denunciando el tremendo atentado medioambiental, cultural, social y económico que dicha obra causaría.

PLANTEAMIENTO DE LA ASOCIACIÓN RIO ARAGON

Los cargos que pesaban sobre Chesús Ferrer, se han visto reducidos al de alteración del orden, a la vista de la poca posibilidad de mantener el de resistencia a la autoridad, ante la actitud pacífica (como se refleja en el propio atestado de la Guardia Civil), que en todo momento, tanto Chesús, como el resto de personas presentes, mostraron ante el abuso del que fueron objeto. Por el contrario, la contundencia del dispositivo policial, totalmente desproporcionado, se pone de manifiesto en el reconocimiento médico efectuado a Chesús en el centro de salud de Sanguesa, durante su detención, donde se le apreciaron diversas magulladuras por todo el cuerpo debido tanto a las porras que portaban los agentes, como a ser arrastrado varios metros por la carretera. Tanto en los hechos ocurridos durante este día, como en la manifestación organizada por la Asociación Río Aragón contra el Recrecimiento de Yesa el fin de semana posterior, se aprecia cual es la voluntad de dialogo de nuestros representantes políticos que envían unos dispositivos "de seguridad" totalmente desproporcionados, cuando en toda la historia del movimiento aragonés contra la construcción de los grandes embalses, por otro lado cada vez mayor, nunca se ha dado una actuación, por mínima que fuera, que pueda justificar semejante despliegue. Por estas razones la Asociación Río Aragón contra el recrecimiento de Yesa y Ecologistas en Acción han iniciado una campaña de autoinculpación en solidaridad con la situación a la que se está enfrentando Chesús. Para estas asociaciones, la realización del proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa, supondrá de llevarse a cabo uno de los mayores atentados medioambientales y sociales al Pirineo que se hayan visto, con la única finalidad de servir de almacén de agua para poder trasvasarla al arco mediterráneo, todo ello con la ayuda de los dirigentes políticos del Gobierno de Aragón, los mismos que se manifiestan contra el trasvase y PHN y que siguen defendiendo esta obra a pesar de la claridad de cual es su objetivo principal.

Comentarios