La Asociación de Promotores-Constructores de Huesca inciden el fracaso del Plan de Vivienda 2000

Durante el año 2000 sólo se alcanzó el 27,61 por ciento de los objetivos totales del Plan para Aragón; uno de los registros más pobres que se recuerdan.

La principal razón de dicho fracaso radica en que el actual precio máximo de venta de la vivienda protegida, no permite cubrir los costes de promoción y del suelo. Estos han sufrido un aumento espectacular mientras que el precio de la Vivienda Protegida ha permanecido congelado.

La solución pasa por aumentar el suelo disponible, agilizar el proceso de clasificación de suelo y adaptar los planes de vivienda a los cambios del mercado.

El Ministerio de Fomento ha difundido los datos relativos al grado de cumplimiento del Plan de Vivienda 2000 en España de los que se desprende, que tal y como ya pronosticó la Asociación Provincial de Promotores-Constructores de Huesca el Plan de Vivienda 2000 ha fracasado rotundamente en el pasado ejercicio.

El grado de cumplimiento fue de un 27,61 por ciento de los objetivos totales del Plan para Aragón, el registro más pobre que se recuerda y que sitúa a nuestra comunidad autónoma en el duodécimo lugar, quedando incluso por debajo de la media nacional que se sitúa en el 45,66 por ciento. Además hay que incidir en que la mayor parte de la demanda, e n nuestra comunidad se concentra en Zaragoza capital.

La principal razón de dicho fracaso radica en que el actual precio máximo de venta de la vivienda protegida, no permite cubrir los costes de promoción y del suelo, que han experimentado un aumento espectacular a lo largo de los últimos dos años mientras el precio de venta de las viviendas protegidas ha estado congelado.

Esta situación afecta por igual a entidades sociales tradicionalmente promotoras de suelo - sindicatos, cooperativas de viviendas, asociaciones de propietarios - que no acometieron, prácticamente, ninguna promoción de vivienda protegida en los dos últimos años, tal y como han puesto de manifiesto la Asociación de Viviendas Sociales y la Federación de Cooperativas de Viviendas.

Parte de la solución pasa por aumentar el suelo disponible en el mercado, huyendo en todo caso de las adjudicaciones por medio de subasta, que encarecen artificialmente el precio. Asimismo se debe agilizar el proceso administrativo de clasificación del suelo y concesión de licencias urbanísticas, de forma que se reduzcan los enormes costes de financiación que soporta el promotor desde que adquiere el suelo hasta que comienza la construcción efectiva de las viviendas.

No menos importante es adaptar por fin las normas autonómicas que desarrollan el plan de vivienda estatal a la reciente actualización llevada a cabo por el Gobierno central, subiendo al máximo posible el precio de venta de la vivienda protegida en Aragón. De lo contrario aquellos segmentos de población, cada vez mayores, que sólo pueden acceder a la Vivienda de Protección Oficial V.P.O., no podrán hacerlo.

Comentarios