Inaugurada la macrocárcel de Zuera.

En agosto llegarán los primeros presos a este centro penitenciario, los de las prisiones de Huesca y de Torrero (Zaragoza), a los que seguirán los aragoneses que cumplen condena en prisiones de otras autonomías.

La macrocárcel de Zuera tiene capacidad para más de mil presos, aunque la cifra podría llegar a duplicarse. La inversión ha ascendido a nueve mil millones de pesetas. Son instalaciones propias de una cárcel del siglo XXI; las adecuadas para cumplir las penas constitucionalmente. Es un centro que cumple la normativa; como apunta Andrés Gonzalo, director de la macrocárcel, ?se busca una mejora de la calidad de vida de los reclusos?.

No obstante, en este centro penitenciario hay un muro de seguridad de veinte metros con zonas de alambradas y control informatizado. Dispone de talleres ocupacionales para facilitar la rehabilitación de los presos y de un dispensario, que quiere integrarse en la red sanitaria; también cuenta con una zona de guardería para hijos de presas. Están en la cárcel con sus madres hasta los tres años.

DE EL PUERTO 1 A ZUERA

El nuevo director de la Macrocárcel de Zuera, Andrés Gonzalo Díez, es natural de Calatayud y tiene 37 años. Su último destino ha sido el de director de la cárcel de máxima seguridad del Puerto de Santa María (Cádiz).

Gonzalo Díez inició su carrera en las Administraciones Penitenciaria en 1987 como funcionario de interior y ha recorrido todos los escalafones hasta que fue nombrado jefe de centro y después de servicios en la cárcel de Picassent en Valencia.

En el año 93 fue destinado a la prisión de Martutene (San Sebastián), donde inicialmente asumió funciones de subdirector de Seguridad y después de Régimen. En octubre de 1996 fue nombrado director, cargo que ostentó hasta su traslado a la prisión de Puerto 1, donde se incorporó en agosto del año pasado.

El director del nuevo centro penitenciario, que se ha abierto hoy, será también el responsable de los Centros de Inserción Social (CIS) en que van a convertirse, momentáneamente, las prisiones de Zaragoza y Huesca capital.

Comentarios