Grupos ecologistas y sindicatos piden a Marcelino Iglesias que no autorice centrales térmicas en Aragón.

Ante la Conferencia del Clima de Bonn Grupos ecologistas y sindicatos piden a Marcelino Iglesias que no autorice centrales térmicas en Aragón. Dos empresas norteamericanas pretenden construir en Aragón dos centrales térmicas que podrían emitir cerca de 4 millones de toneladas de CO2 al año. Ecologistas en Acción, Greenpeace, WWF-Adena y CC.OO. piden inversiones en energías renovables para hacer frente al cambio climático. Las mayores organizaciones ecologistas y sindicales del país (Ecologistas en Acción, Greenpeace, WWF-Adena, y CC.OO.) han pedido a Marcelino Iglesias que no autorice a empresas de EE.UU. la construcción en Aragón de centrales térmicas, en respuesta a la negativa de Bush a ratificar el Protocolo de Kioto sobre cambio climático. Estas organizaciones han enviado sendas cartas al presidente de la Diputación General de Aragón, Marcelino Iglesias, en una iniciativa que forma parte del movimiento mundial de rechazo provocado por la decisión del Presidente de EE.UU., George W. Bush, de abandonar el Protocolo de Kioto. El próximo lunes se inicia en Bonn una cumbre mundial sobre cambio climático, decisiva para asegurar la entrada en vigor de este tratado internacional, que por primera vez obliga a comenzar a reducir las emisiones de CO2. Las organizaciones firmantes opinan que España, al estar comprometida como parte de la Unión Europea en el proceso de ratificación del Protocolo, debe hacer todo lo posible para conseguir que el Gobierno de EE.UU. reconsidere su postura, dado que se trata del país responsable de la cuarta parte de las emisiones mundiales de los gases que provocan el cambio climático. Aragón puede contribuir de forma significativa a este proceso. Una de las medidas que el Gobierno aragonés debería tomar es la relativa a los intereses de las empresas norteamericanas en Aragón, particularmente aquellas inversiones que van a suponer una mayor contribución al aumento de emisiones de CO2. En concreto, estas organizaciones señalan que las empresas estadounidenses ENTERGY y EDISON MISSION ENERGY tienen dos proyectos de centrales térmicas en Castelnou (Teruel) y Sástago (Zaragoza), de 800 MW y 400 MW, respectivamente. En total, estas centrales podrían suponer la emisión de unas 3.900.000 toneladas de CO2 al año. Según los ecologistas y sindicalistas, el Gobierno aragonés debería oponerse a la construcción de centrales térmicas norteamericanas y, por tanto, instar al Gobierno central a que deniegue la concesión de instalación de estas centrales, por dos motivos principales: 1. Porque con ellas aumentarían las emisiones imputadas al Estado Español, que está obligado por los objetivos del Protocolo de Kioto a situarlas en un nivel claramente inferior al actual, 2. y porque, además, ello ocurriría para beneficio de empresas de un país que unilateralmente no quiere vincularse con el Protocolo, y que, por tanto, no acepta reducir sus propias emisiones. Estas organizaciones creen que, por el contrario, lo que se debería favorecer es la inversión de empresas en energías renovables, proyectos que favorecen la reducción de emisiones al tiempo que posibilitan una mayor creación de empleo.

Comentarios