La prensa francesa es poco explícita con la reunión de ministros franco-españoles en Toulouse.

Tan sólo La Dépêche du Midi se hace eco ampliamente de los resultados del seminario ministerial, recordando los datos que ya se han conocido. Le Figaro, por su parte, habla sucintamente de los acuerdos adoptados.

La Dépêche hace hincapié en que el encuentro fue caluroso, en cuanto al ambiente, y fértil en cuanto a su contenido. De hecho, el ministro francés de asuntos exteriores, Hubert Védrine, afirmó al término del seminario que cree que ha sido una de las reuniones, de entre todas aquellas en las que pueden participar ministros, donde más se han hecho avanzar las distintas cuestiones.

El rotativo galo asegura que es en el ámbito de los transportes donde los informes adquirieron un compromiso más fuerte. En este sentido, indican que para España es urgente conectarse, por tren o por carretera a la Europa del Norte, del Este y del Sudeste para poder transportar por esa conexión sus productos. La Dépêche habla de la línea férrea Pau-Canfranc, de 45 kilómetros, de los cuales 8 son de túnel. En este caso recuerdan que había una diferencia: la financiación. España apostaba porque cada estado contribuyera, según la longitud de vía que pasa por su territorio. Sin embargo, ayer se alcanzó el compromiso de que la contribución de los países será la misma. Pero, el concesionario de los trabajos deberá tener su sede social en España. Ello, para lograr la puesta en servicio de la línea en 2005. En cuanto al túnel carretero de Somport, su paso deberá abrirse a los vehículos ligeros a final de este año, y al transporte pesado a finales del primer trimestre de 2002.

Tras estos acuerdos, añaden que ya sólo queda reflexionar sobre las obras a largo plazo, es decir, en un horizonte de 15 o 20 años. Y allí, todos parecen estar de acuerdo en la conveniencia de que será necesaria una nueva travesía ferroviaria de los Pirineos.

El diario Le Figaro centra su noticia en los acuerdos sobre terrorismo de esta cumbre franco-española, y hace una breve referencia a la apertura de Somport. Añade que los dos países quieren concretar para el año 2006 una unión ferroviaria entre Pau y Canfranc y lanzar un nuevo corredor transpirenaico a través del ferrocarril.

El resto de la prensa nacional francesa, como Le Monde o Libération no se hacen eco de esta reunión ministerial, más preocupados por la candidatura de París a los juegos olímpicos de 2012 o los problemas judiciales de Jacques Chirac.

Comentarios