La economía de Huesca presenta síntomas de reactivación.

Es el dato más importante para nuestra provincia que refleja el estudio de la situación actual de la economía en Aragón que anualmente presenta el sindicato UGT y que a nivel regional indica una perdida de peso respecto al resto del país.

La industria tuvo en el año 2.000 buenos resultados tanto a nivel regional como en la provincia de Huesca. Crecimos por encima de la media de España y nuestras industrias tuvieron además mayor rentabilidad. Todo ello, pese a la caída que sufrió el sector de la automoción.

El sector agrario evolucionó también positivamente y generó empleo, resaltando especialmente el sector ganadero en Huesca que ha crecido en un 14 por ciento a pesar de las crisis del vacuno y del ganado porcino.

La parte más negativa del informe recae en el sector servicios donde se ha producido un estancamiento importante en el empleo. Los servicios públicos se encuentran ralentizados y el privado se encuentra ya sin la capacidad geoestratégica que le ha caracterizado debido a que las comunicaciones no evolucionan al ritmo necesario. El turismo, además, es el punto más negro del informe.

Falta incentivación y políticas que ayuden a que el turismo aragonés y de la provincia de Huesca no dependan únicamente del esquí.

En el empleo se reflejan datos muy positivos para Aragón y sobre todo para la provincia de Huesca, donde ha descendido el desempleo en un 16 por ciento y la tasa de actividad ha crecido en cinco puntos. Algo que permite que tras tres años fatídicos la economía oscense comience a renovarse. No obstante también cabe reseñar que el 92 por ciento de los trabajos creados han sido de carácter temporal.

Comentarios