El Obispado coordina la renovación de los estatutos de la Archicofradía de la Vera Cruz.

A pesar de que las distintas cofradías de la ciudad habían puesto al día sus estatutos, la Archicofradía, cuyos estatutos datan de 1953, todavía no lo había hecho. El Obispado vio la necesidad de entrar en esta cuestión, lo que motivó la dimisión de algunos miembros de la Junta Directiva.

Las tensiones habidas antes y después de la pasada Semana Santa provocaron que los responsables del Obispado convocaran a la Junta de la Vera Cruz a un encuentro para reflexionar sobre la Semana Santa y ver cómo se podía encauzar la renovación de sus estatutos. Hubo varias reuniones, y a partir de la segunda, los tres miembros dimisionarios (entre los que se encuentra el Mayordomo Primero, Gonzalo Lorenzo) ya no acudieron, a pesar de que el Vicario Episcopal de la Diócesis, Agustín Catón, les invitó argumentando que sería procedente que participasen en la modificación de los estatutos, aunque posteriormente quisiesen cesar.

En las seis reuniones que se han celebrado, se han revisado, con el resto de miembros de la Junta de la Archicofradía de la Vera Cruz, todos los estatutos, uno por uno, cambiándolos o modificándolos para adaptarlos a los tiempos actuales. El siguiente paso será convocar, en el mes de septiembre, a la Asamblea, donde se justificarán los cambios y si ésta los aprueba, pasarán al Obispado para ser allí ratificados. En opinión de Agustín Catón, se trataba de poner al día este documento, además de integrar en la participación de la Vera Cruz al resto de cofradías, imprimiendo otro estilo de trabajo.

Desde el Obispado, además, se espera que los tres miembros de la Junta de la Archicofradía de la Vera Cruz que han dimitido, aunque no de una forma oficial, tomen en breve una decisión de forma definitiva.

Comentarios