EL PP de Monzón define su final de Legislatura sin concesiones a la oposición.

El pleno del Ayuntamiento de Monzón dio pasos decisivos de cara a los proyectos de fin de Legislatura como son la depuradora de aguas residuales, el encauzamiento del río Sosa, el desarrollo urbanístico de la partida de Salobrás y el cambio de imagen del barrio de la Carrasca.

El control ejercido por el Equipo de Gobierno durante el pleno se manifestó desde el primer momento, cuando el alcalde, Nicolás Fortuño ,anunció que sólo dejaba hablar cinco minutos por punto a los diferentes grupos, lo que provocó la protesta de Chunta y PSOE.

Una representación de vecinos del barrio de El Palomar se personaron en el pleno con el fin de manifestar su oposición a la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana correspondiente a la partida de Salobrás. que prevé la construcción de viviendas y una gran plaza de 3000 metros cuadrados. Los vecinos, que aguantaron hasta el final, no pudieron explicar su postura, ya que el alcalde no les concedió la palabra al final del pleno. El PSOE y Chunta acusaron al equipo de Gobierno de favorecer a la promotora privada, permitiendo un volumen de edificabilidad alto. El concejal de Urbanismo, José Luis Escutia, defendió la actuación en base al desarrollo de la ciudad por el barrio de El Palomar y a los beneficios que obtendrán sus vecinos, con las zonas verdes y la gran plaza de 3000 metros cuadrados que se construirá.

El Partido Popular sacó la mayoría de los puntos del orden del día con sus votos y con apoyos de la oposición en cuestiones muy puntuales como el proyecto de la Potabilizadora. Tampoco hubo consenso con el encauzamiento del río Sosa, ya que Chunta abogó por que fuera la empresa ACESA la que asumiera el proyecto y no Medio Ambiente como compensación del Plan Hidrol6gico Nacional. El alcalde definió como muy importante la declaración de obra de Interés General del Estado a esta actuación, que espera de comienzo sus obras a finales del 2001.

El pleno también aprobó los Estatutos de la Sociedad Municipal de Gestión Urbanística ,que supondrá, según la oposición, la privatización del Urbanismo en Monzón. El PSOE manifestó, por medio de su portavoz, Fernando Heras, que era mejor cambiar al concejal que no perder el control del Urbanismo. El PP se defendió con argumentos, como que se va a conseguir una mayor agilidad en la gestión y se van a sanear las arcas.

Además los votos del equipo de Gobierno sirvieron para presentar una reclamación ante el Justicia de Aragón por incumplimiento de la DGA de un convenio firmado sobre el Puente de la Jacilla. El PSOE arremetió recordando los incumplimientos de RENFE y el Ministerio de Fomento con Monzón, léase estación de ferrocarril o autovía, y como no se acudía al Defensor del Pueblo.

~

Comentarios