El alcalde de Huesca recuerda a las constructoras normas básicas de limpieza e higiene en las obras que realizan.

Los residuos procedentes de demoliciones, vaciado de solares y los producidos por obras en los inmuebles pueden resultar un problema higiénico-sanitario al que debe ponerse coto. Todo ello vendrá recogido en la Ordenanza Municipal de limpieza e higiene urbana, que está en trámite de estudio.

Sin embargo, y hasta el momento de su entrada en vigor, desde el pasado 15 de julio, deben cumplirse una serie de prescripciones, que se han enviado, a través de una carta, a todas las constructoras. La Policía local y los servicios técnicos del ayuntamiento realizarán inspecciones para comprobar el cumplimiento de estos preceptos.

Algunos de ellos son, por ejemplo, que en los recintos de las obras se instalarán vallas y tubos de carga y descarga de materiales, que impidan que se ensucie la vía pública y que causen daños o molestias a las personas o cosas. Se mantendrá el recinto de la obra de la forma más ordenada posible, especialmente en las zonas de vista al público. Se prohíbe el abandono o almacenamiento en la vía pública de cualquier material residual o su vertido. El entorno de la obra debe permanecer limpio, por lo que el personal responsable de operaciones como carga o descarga procederá a su limpieza. Una vez llenos, los contenedores para obras deberán ser tapados inmediatamente, así como al finalizar el horario de trabajo. También deberán manipularse de forma que su contenido no se vierta a la vía pública o no pueda ser levantado o esparcido por el viento. En ningún caso el contenido sobrepasará los límites superiores del contenedor.

El titular de la licencia de obras deberá, al retirar el contenedor, dejar en perfectas condiciones de limpieza la superficie de la vía pública afectada, y tomar las medidas necesarias para evitar daños en el pavimento afectado por la obra. Los materiales transportados deben ser cubiertos para que no se desprenda polvo ni se produzcan vertidos. Y, finalmente, queda prohibido el transporte de hormigón con vehículo hormigonero sin llevar cerrada la boca de descarga con un dispositivo que impida el vertido de hormigón en la vía pública.

Comentarios