Los constructores de Huesca utilizarán el nuevo contrato de compra-venta de vivienda.

La Asociación Provincial de Promotores-Constructores de Edificios de la Provincia de Huesca va a promover la utilización de un nuevo modelo de contrato-tipo de compraventa de vivienda con el que la Asociación pretende conferir la máxima transparencia a la actividad que a diario realiza el sector inmobiliario y sobre todo salvaguardar los derechos del consumidor.

La elaboración de este nuevo contrato tipo, -la utilización del mismo es voluntaria por parte de la empresa promotora-, es una iniciativa de la Asociación de Promotores-Constructores de España (APCE) en colaboración con algunas asociaciones provinciales y en cuya confección ha participado de manera muy activa la Asociación de Promotores-Constructores de Huesca, que preside José Buil.

El contrato se caracteriza por ser fácilmente comprensible, respetar los derechos y obligaciones de las partes y garantizar los derechos del consumidor, como designar notario o la libre elección de subrogarse o no en el crédito hipotecario que pudiera haber constituido el promotor.

También se regula el derecho del comprador a resolver el contrato cuando no se le conceda el préstamo solicitado o cuando la entidad financiera no dé su conformidad a la subrogación del crédito obtenido por el vendedor.

Además, el contrato garantiza el derecho del comprador a conocer la documentación de la que legalmente debe disponer como datos sobre la propiedad y la financiación, datos sobre la construcción (planos del emplazamiento, de la vivienda, garantías de las instalaciones...), copia de autorizaciones y licencias, etc.

La Asociación de Promotores-Constructores de Huesca pondrá, en breve, a disposición de todos sus asociados (promotores, constructores e inmobiliarias de la provincia de Huesca) este modelo de contrato tipo.

El contrato no es obligatorio y deja libre la valoración que al efecto puedan realizar los Tribunales de Justicia. Si bien, y teniendo en cuenta el proceso seguido para su elaboración, se pretende que en un futuro inmediato se convierta en un formidable instrumento para la compraventa de viviendas, seguro y eficaz, tanto en el mercado libre como en el de protección oficial.

El modelo de contrato auspiciado por la APCE, se sometió inicialmente al Instituto Nacional de Consumo, que decidió crear una Comisión para su estudio, con representantes de la Dirección General de Consumo, de la Fiscalía General del Estado, de la Dirección General de Registros y del Notariado, del Consejo de Consumidores y Usuarios, del Control del Mercado de la Comisión de Cooperación de Consumo, de la Dirección General de la Vivienda, Arquitectura y Urbanismo, y con la participación de un catedrático de Derecho Civil.

Comentarios