La Comisión Provincial de Patrimonio Cultural niega que su labor entorpezca el desarrollo de Huesca.

Desde esta comisión se recuerda que su labor es la de velar por la protección de todos aquellos bienes, edificios o monumentos que tengan algún tipo de catalogación.

Con motivo de la calificación de Bien de Interés Cultural de una buena parte del centro de Huesca, desde el ayuntamiento oscense se realizaron distinta y manifestaciones, en las que se culpaba a la Comisión provincial de Patrimonio de entorpecer los asuntos importantes de Huesca, con la protección tal vez excesiva de algunas zonas. Responsables de esta comisión quieren dejar claro que no denegaron ninguna alegación presentada por el concejo, simplemente porque éstas se tramitaron directamente en la Dirección General de Patrimonio.

Pero, además, niegan que se estén poniendo obstáculos al desarrolle de: la ciudad, Recuerdan que sus funciones son de carácter activo y consultivo sobre el Patrimonio Cultural, dependiendo siempre de la Consejería de Cultura. Entre sus competencias se encuentran las autorizaciones de obras y actividades en monumentos, conjuntos y entornos, considerados Bien de Interés Cultural (BIC), tanto muebles como inmuebles, en bienes catalogados y en bienes inventariados. También realizan informes sobre Planes Especiales de Protección de Conjuntos, los conocidos como PERI, y atienden consultas sobre incoación de expedientes, asesoramiento y cumplimiento de la legislación.

A la vista de la situación que se ha vivido en las últimas fechas, la Comisión Provincial de Patrimonio está molesta por algunas afirmaciones vertidas, que, en su opinión, no se corresponden con la realidad. Recuerdan, además, que, de haberse llevado adelante la declaración de Bien de Interés Cultural en la zona centro, probablemente Huesca se habría ahorrado desaciertos como los cometidos en el entorno del Convento de Santa Teresa o el edificio del Aeroclub.

Comentarios