El Alto Aragón, referencia del turismo rural nacional.

Un informe elaborado por la Universidad San Pablo CEU pone de manifiesto que España debe seguir ofreciendo el ?sol y playa? como atractivo turístico; pero también ha de aumentar su oferta, aprovechando la abundancia de recursos del país: naturales, monumentales, culturales y deportivos.

En este campo, la provincia de Huesca tiene mucho que decir. Aragón fue de las Comunidades Autónomas que más pronto comenzó a trabajar en el denominado Turismo Rural; era en 1989, sobre todo en la zona pirenaica. Era una respuesta a la demanda que buscaba los recursos naturales centrados en el Pirineo y en el Maestrazgo.

Actualmente, entre las tres provincias la oferta es de casi cuatrocientos establecimientos, con más de mil quinientas plazas.

Conociendo la importancia que ha cobrado en la sociedad actual el turismo que se desarrolla en contacto con la naturaleza, y disfrutando de la vida tranquila de pequeñas poblaciones de montaña y su gastronomía; se trabaja en la provincia de Huesca desde diferentes colectivos en el aprovechamiento de los recursos de este territorio.

Decálogo del turista rural:

Preparación del viaje:

Conoce todo lo posible acerca de los recursos naturales y culturales de la zona de tu interés.

Infórmate, adecuadamente, de la oferta turística: alojamientos, servicios, instalaciones, precios, reservas, depósitos y cancelaciones,...

Averigua con anterioridad el punto de partida de tu viaje: transportes, infraestructuras, puntos de información turísticas, reservas,... y familiarízate, si usas transporte propio, con las comunicaciones en zonas aledañas.

Conoce el nivel de los servicios médicos más cercanos.

Lleva estos artículos imprescindibles en tu equipaje: mapa de carretera de la zona, rutas turísticas, guía turística y de servicios de la zona y buen calzado.

En el destino:

Sigue las sugerencias de los propietarios de los alojamientos en cuanto a rutas de senderismo, rutas no comercializadas por organismos públicos, lugares donde comer y esas ?mejores vistas?.

Intégrate con la población local: acude a los talleres de artesanía de los pueblos, al centro social o al bar de la localidad, habla con la gente de la zona, compra los productos típicos,...

Sé respetuoso con el mundo que te rodea. No rompas la armonía de los lugares visitados e intenta que los pueblos y zonas rurales sigan manteniendo su identidad y su cultura intactas.

Otros aspectos adicionales muy importantes: Gastronomía, patrimonio histórico-artístico, artesanía y productos locales, y manifestaciones culturales (observa y conoce las tradiciones).

Comentarios