Falta gente para tantos pisos.

Nuria Garcés

O yo soy muy pesimista, o las cuentas no me cuadran. En estos últimos días la ciudad de Huesca ha conocido cifras de "mareo" en cuanto a la próxima construcción de viviendas, preferentemente de promoción pública, en diversos polígonos de la ciudad.

A las ya conocidas 630 viviendas del polígono 24, el de Albajar, se unen otros cuatro centenares en el Padre Querbes. Ya sobrepasamos las mil. Pero si avanzamos en el plano de la ciudad y cambiamos de orientación, mirando hacia el sur, nos encontramos con proyectos para el polígono 29, a ambos lados de la carretera de Sariñena, el polígono 41, al sur de los Olivos, y con el Cuartel Alfonso I, en cuyos terrenos también podrían tener cabida, en un futuro muy cercano, más edificios de viviendas. La suma nos da 3.000 nuevas viviendas. Añadidas a las mil anteriores, la cifra resultante es de 4.000 pisos en Huesca de nueva construcción.

Cuatro mil pisos para otras tantas familias que, según las estadísticas, están compuestas normalmente por unos cuatro miembros. Total: 16.000 habitantes estrenando piso.

Si vamos a la página web del ayuntamiento de Huesca nos dice que somos 46.236 oscenses de derecho. No es que hayamos crecido espectacularmente en los últimos tiempos. Es más, los expertos siempre hablan de crecimiento negativo, o sea, que no aumentamos.

Si tenemos en cuenta que, en los últimos tiempos, un buen número de oscenses se están yendo a vivir a las urbanizaciones de pueblos vecinos, y de que hay más construcción de viviendas, como el polígono 5 u otras zonas, que no hemos nombrado, las preguntas son evidentes: ¿De dónde va a salir tanta gente para habitar todos esos pisos? ¿Qué barrios o zonas de la ciudad van a quedar reducidos a la mínima expresión, en cuanto a habitantes, en el momento en que todas esas viviendas estén construidas? ¿No estaremos desvistiendo un santo para vestir otro?

Comentarios